La Banda Municipal durante su ensayo, momento en el que conocieron la noticia de que serán pregoneros. / c. n.
Publicidad

Tras la presentación de la feria taurina y el cartel de las fiestas, el alcalde y el resto de la corporación municipal se dirigieron a la Escuela de Música Cecilio de Benito, donde estaba teniendo lugar un ensayo de la Banda Municipal. La sala de ensayo colectivo se encontraba a rebosar, como cada día, y tanto el alcalde como las concejalas Montserrat Sanz y Maite Sánchez se colocaron al lado del director, Luis Miguel Pérez. Ante el asombro de casi todos, prevenidos de que en esa cita se les iba a comunicar una buena noticia, el alcalde rompió el hielo felicitando a todos por la labor que realiza la Banda Municipal durante todo el año. Recordó que este es un año de cambio y como tal, se están realizando cambios en muchos ámbitos. Cedió la palabra a Maite Sánchez, concejal de Cultura, quien dio la noticia: “vais a ser los encargados de dar el pregón de este año”. Risas, asombro y aplausos llenaron la sala colectiva ante la cara de estupefacción de la mayoría. El alcalde hizo hincapié en la ilusión que les ha llevado a nombrarlos pregoneros y que los primeros en conocer la noticia fueron el director y el subdirector, Luis Miguel Pérez y Rubén Darío Valentín.

La edil Montse Sanz explicó cómo se ha planteado la idea dado que son más de medio centenar de miembros, y serán Pérez y Valentín quienes suban al balcón acompañados de quien ellos designen para la ocasión. Sin embargo, la Banda seguirá ocupando el lugar habitual en el pregón, su templete, y desde ahí se espera que el resto de integrantes pronuncie las palabras mágicas: “¡Cuellaranos, a por ellos!”. Sanz comentó que será “un poco a su elección, “que la nuestra ya ha sido nombrar pregonera a la Banda Municipal de Música” Por su parte, Maite Sánchez ensalzó la labor de la Banda: “Hacéis muchísimas cosas, esta Escuela de Música es una de las mejores de Castilla y León y tenéis una banda excepcional, de las que ya no quedan; nos gustaría que se viera reflejado en nuestras fiestas”. Finalmente, no pudo contener la emoción.

Luis Miguel comentó cómo se lo comunicó el alcalde, Carlos Fraile, miembro de la banda en años anteriores. El alcalde les hizo llamar al Ayuntamiento, y acudieron sin saber de qué se trataba. Cuando se les comunicó la idea, no dudaron en aceptar la proposición. “Me despierto pensándolo”, bromeó Rubén Darío. Con esta decisión se continúa en la línea de pregoneros cuellaranos que inició Rebeca Minguela. No obstante, esta vez, los cuellaranos trabajan en la villa llenándola de cultura y de vida, por lo que la noticia ha tenido una fantástica acogida entre la vecindad.