Publicidad

La Asociación Párkinson de Segovia se trasladó a Cuéllar ayer lunes para dar a conocer su situación junto al Ayuntamiento de la localidad. Teresa Martín, gerente de la entidad, y su presidente, Javier Herrero, explicaron que desde hace siete años, Cuéllar ha contado con varias horas semanales de atención a los pacientes de la localidad. En agosto perdieron a la gran mayoría y se pausó este servicio, y se encuentran en la difícil tesitura de mantenerlo, a la espera de nuevas altas.

Hace siete años crearon un numeroso grupo en el que los afectados por esta enfermedad acudçian a terapia: fisioterapia para rehabilitaicón y todos los servicios que estaban en manos de la asociación se desplazaban hasta Cuéllar, que contó con grupos de autoayuda para familiares incluso. La actuación tuvo un gran calado, con las bajas normales de grupos que fluctúan y las altas que iban llegando. Para sorpresa de la Asociación, desde hace tiempo esas bajas no se contrarrestaban positivamente con altas nuevas, lo que hace insostenible mantener esta atención en Cuéllar cuando sí se demanda en otros pueblos.

Los directivos de la Asociación han querido hacer un llamamiento junto a la concejal de Asuntos Sociales, Montserrat Sanz, que quiso sumarse a esta difusión para poder mantener este importante servicio. Permanecerá abierto hasta final de año, como así está presupuestado, y si no se reciben altas nuevas, se verán obligados a suspender este servicio para moverlo a otras zonas; recuperarlo en Cuéllar sería muy complicado en un futuro próximo.

Teresa Martín comentó con la concejal que existe una barrera a romper en los pueblos, siendo admeás estas las localidades más afectadas. Los estudios siguen investigando por qué hay un número mayor de enfermos de párkinson en el medio rural. Aseguran que existen enfermos, por porcentaje, peor hay un factor de “vergüenza” entre los afectados que es necesario eliminar. Los grupos, además de ofrecer servicio sanitario, brindan un gran apoyo anímico entre pacientes; agruparse y compartir experiencias es tan positivo y terapéutico como su medicación, y así lo reconocían los propios afectados de los grupos anteriores. Este servicios de la Asociación segoviana está acreditado por la Junta de Castilla y León y por la Ley de Dependencia, y la directiva solo busca ayudar a los cuellaranos afectados. Toda la información está disponible en el Palacio de Pedro I, donde se pueden inscribir para formar un nutrido grupo nuevo que vele por la calidad de vida de los afectados por esta enfermedad, para mejorar en lo posible  sus capacidades.