Como tantas cuestiones este 2020, la pandemia está retrasando y dejando en duda la apertura  de la piscina climatizada de Cuéllar. Según adelantaba hace un mes la edil de Deportes, Raquel Gilsanz, se estaban llevando a  cabo los trabajos para su apertura en octubre, sin avanzar fechas concretas a sabiendas de que la actualidad dicta qué hacer en estos casos.

Esta semana, era el alcalde de la localidad Carlos Fraile, quien a raíz de citar unas modificaciones en la ordenanza que regula los precios para los bonos de familia numerosa en las piscinas tanto de verano como climatizada, hablaba de las dudas que se están generando a la hora de abrir. Fraile explicó que se pasó la inspección a vaso vacío y que existe “intención de”, pero “al mismo tiempo, tenemos muchas dudas de la situación actual”. Lo que el regidor local aclaró es que sí se está trabajando es en la selección de personal y en preparar todo lo relativo a la piscina climatizada, “pero habrá  que repensar mucho la reapertura”. El alcalde comentó que hay que pensar en las medidas recientemente tomadas,  y pensar que las cosas no están bien y van a ser meses muy duros”.

Fraile comentó además que el trabajo se está realizando y cuenta de ello es que se ha detectado un problema en un depósito; “hay un presupuesto rondando los 7.000 euros”, concretó. “Como consecuencia de la puesta en marcha estamos detectando cosas”, incidió Fraile. Añadió además con claridad que las averías y problemas encontrados son fruto de haberlas dejado pasar; “lo digo como tal, lo que en un momento determinado cuesta ‘x’, por haberlo dejado, cuesta ‘x más y’”, indicó.

La cubierta presostática, en principio, no reporta mayores problemas a la hora de la apertura. Sin embargo, no hay fecha concreta para la apertura aunque se recalque desde el Ayuntamiento que se va a trabajar en dar servicio a los ciudadanos. La piscina climatizada de Cuéllar cuenta con gran cantidad de público, tanto de deportistas de la localidad como personas que acuden a ejercitarse y cuidar su salud. De ella se nutren los pueblos cercanos de la comarca, que además aprovechan los cursos de natación, aquagym y otras actividades que allí se realizan y que este año también se ven comprometidas con la situación. Sin duda, las restricciones en todos los ámbitos afectan, cómo no, a unas instalaciones en las que la prudencia debe ser prioridad tanto para el Ayuntamiento como para sus usuarios. La evolución de la situación arrojará luz sobre la apertura de la piscina climatizada esta temporada 2020/2021.