12 1 WEB 2
Jóvenes estudiantes de Prádena trabajan en la creación del proyecto que ha resultado finalista en la competición. / E. A.

Han sido meses de arduo esfuerzo, de compaginar las jornadas lectivas con las largas horas de trabajo para idear el mejor proyecto a la vanguardia de la tecnología. Todo ello para obtener la mejor posición en un certamen. Pero sobre todo para mejorar la vida de los habitantes de los pueblos. Es el caso de los alumnos de 4º ESO del CEO La Sierra en Prádena, quienes son los representantes segovianos en la fase final del concurso ‘Digitaliza tu pueblo’, organizado por la Universidad Politécnica de Madrid.

Esta iniciativa, en la que también han participado estudiantes del IES Hoces del Duratón (Cantalejo) y el IES Jaime Gil de Biedma (Nava de la Asunción), ponía el foco en los centros educativos rurales del conjunto de España. Todo ello para apostar por la digitalización como “herramienta necesaria” que permita que estos territorios avancen “hacia la transformación digital, lo que es imprescindible para frenar la despoblación”, explica Bárbara Francisco, joven segoviana que es, a su vez, organizadora y mentora en la competición.

“Los 15 equipos que han participado se han implicado mucho y entre todos hemos conseguido disfrutar y aprender, nos hemos reído y hemos conocido gente nueva”, insiste. Cada grupo de alumnos estaba tutorizado por uno de los diez mentores, jóvenes estudiantes, que también se han apoyado en sus profesores.

Innovación rural

El certamen ha tenido como resultado una decena de proyectos que se corresponden con diferentes ámbitos de innovación y tecnología en el medio rural. En el caso de los segovianos finalistas, elegidos por un jurado, la iniciativa consiste en una incubadora inteligente. Esta contribuirá “evitar la extinción de la gallina negra castellana”, determinaron los estudiantes responsables del proyecto.

Aunque el diseño inicial tiene apariencia de un microondas, este esconde mucho más. Con esta incubadora se pueden monitorizar los parámetros del proceso a través de una página web. Así, sus impulsores destacan la importancia de las razas autóctonas a la hora de favorecer la vida rural y potenciar el autoconsumo, pues también permiten constituir gallineros comunitarios.

Desde la entidad organizadora insisten en que no solo los proyectos finalistas son los triunfadores, sino que los verdaderos ganadores son todos aquellos habitantes de los pueblos, lo que también se extiende al conjunto de la sociedad.

Por ello, es menester remarcar también los trabajos de los demás grupos de alumnos segovianos. En el caso del IES Hoces del Duratón, los estudiantes cantalejanos apostaron por la colocación de sensores en buzones que envían mensajes de texto a los teléfonos móviles de los propietarios, lo que dotaría a los carteros de mayor eficiencia, así como de mayor accesibilidad a las personas mayores. Y podría ser un servicio gratuito “si los ayuntamientos apoyan el proyecto”, insisten los participantes en el certamen.

Por último, el IES Jaime Gil de Biedma contaba con dos equipos naveros. Uno de ellos defendió la iniciativa ‘Somos Senex’, consistente en el diseño de un aparato de comunicaciones para la población más mayor de las zonas rurales que contribuye a reducir la brecha digital. Así, demostraron su concienciación con uno de los problemas más actuales en la provincia segoviana y otros territorios del país.

El segundo equipo configuró el ‘Proyecto Búho’, una aplicación móvil que fomenta el deporte y comercio local al crear recompensas -vales de descuento, entre otros- según los kilómetros recorridos. De hecho, los alumnos localizaron esta iniciativa en la ruta por la Vía Verde Valle del Eresma, lo que también sensibiliza sobre el cuidado del medioambiente.

Proyectos con futuro

La teoría está hecha y respaldada por un equipo de aspirantes a ingenieros y sus profesores. Solo queda llevarla a la práctica. “Son proyectos tan profesionales que parecen realidad, todos son perfectamente posibles”, asegura Bárbara Francisco, quien explica que en el proceso de votaciones en redes sociales muchas personas preguntaron si estas ideas se podían aplicar o no.

Por ello, a pesar de que el concurso haya llegado a su recta final, “esto solo es el principio”, declara la joven segoviana. “No queremos que estos proyectos mueran aquí, queremos que sigan con vida”, insiste.

La mentora no duda acerca del éxito que pueden alcanzar todas las ideas presentadas. Así, considera que esta competición es tan solo un “impulso” que permita a los alumnos coger su bandera para que todos los agentes que podrían estar implicados en la materialización de los proyectos se involucren con ellos. Se refiere a ayuntamientos, asociaciones y expertos en la materia, entre otros.

Expectativas segovianas

El equipo finalista de Prádena compite junto a otros cinco -dos de Teruel, uno de Toledo, Soria y Guadalajara– por el máximo galardón en el gran evento que se celebra hoy sábado, a las 12.00 horas, en Sigüenza (Guadalajara). Allí se reúnen más de 70 estudiantes del medio rural y todos ellos recibirán un detalle, aunque hay muchas sorpresas que, por el momento, no se pueden desvelar.

“Tengo auténticas expectativas en el equipo segoviano”, enuncia Bárbara Francisco, quien también ha sido mentora del grupo del CEO La Sierra. “Han aprendido, que ese era el propósito esencial de la competición”, se enorgullece, a la vez que remarca la gran impresión que crea que los participantes en este concurso sean alumnos de 4º ESO y 1º Bachillerato.

En vista del éxito de la actividad, los organizadores ya ponen la vista en la nueva edición del próximo curso. “Espero que en vez de haber tres institutos segovianos participando sean seis o siete”, remarca. De este modo, Bárbara Francisco anuncia que los centros educativos interesados ya pueden preinscribirse para reservar plaza en la página web www.digitalizatupueblo.es.

Web | Ver más artículos

Ana María Criado (Segovia, 1998). Periodista y humanista por la Universidad Carlos III de Madrid.