Jose Luis Diez Alcalde de Bernardos
El alcalde de Bernardos, José Luis Díez Illera. / EL ADELANTADO

El alcalde de Bernardos, José Luis Díez Illera (PSOE), define una primera mitad de legislatura “con problemas añadidos”. En total, acumula seis años de mandato en la localidad. Su experiencia era buena, por eso decidió repetir para hacer todo lo posible por mejorar la vida de los vecinos de laBernardos. Sin embargo, el relevo no fue lo que él esperaba: “Hay cosas enquistadas de hace tiempo que llegas un día, te las encuentras y te las comes tú”, determina. “Hay que solucionarlas, y para eso estamos aquí, para hacer todo lo que podamos”, añade.

La labor de un alcalde no es tarea fácil. Y mucho menos en las zona rurales de Segovia. “En la mayoría de los pequeños ayuntamientos como el mío estamos por amor al arte”, asegura el regidor. Es decir, “el sueldo es cero, y a eso se suman los viajes y reuniones que se acumulan. Para asistir a ellos incluso tienes que pedir días libres en tu trabajo”, lamenta.

Y si a esto se suman los problemas no resueltos que se suceden en el cargo a lo largo de los años, “las cosas te van minando, cansando y hartando”, manifiesta descontento el regidor, el cual no prevé una renovación del mandato. “Cuatro años son pocos; ocho, muchos”, relata. A pesar de ello, se alegra de toda la gente que intenta ayudar para abordar las incógnitas a las que se enfrentan desde el cargo: “Nunca estamos solos”, asevera el regidor. Y con ello se refiere a multitud de vecinos.

Actualmente, el Ayuntamiento de Bernardos trabaja para la resolución de unos asuntos que el regidor ha preferido no compartir. Sin embargo, previamente también ha tenido que enfrentarse a los difíciles meses de pandemia. “No me puedo quejar de mucha incidencia y mucha gravedad en el municipio”, detalla Díez. No obstante, sí lamenta el fallecimiento de dos vecinos “relativamente jóvenes” por el virus, un hecho que ha removido en gran medida a la localidad.

Por su parte, el alcalde recuerda una de las medidas surgidas a raíz de esta situación. “Nos tocó multiplicar la limpieza del colegio y contratar temporalmente a una persona y nos salió muy bien”, establece el regidor. Un hecho por el que seguirán apostando durante los dos próximos años porque “la situación aparentemente todavía no va a acabar”, anticipa.

Un pueblo en lucha

Entre todas las propuestas y propósitos en los que trabaja el Consistorio, destaca la actual lucha contra la implantación de macrogranjas en la zona, “un tema muy peliagudo”, según define Díez. Al igual que otras personas, muchos bernardinos se han sumado a la plataforma ‘Futuro Limpio Campiña Segoviana’ ante la proliferación de granjas industriales porcinas.

“No estamos hablando de granjas familiares, sino de negocios industriales que generan cien mil cochinillos al año”, detalla el corregidor. Una situación que, según Díez, conlleva la contaminacón y bajada del nivel de los acuíferos, el paso de cubas de purín por el casco urbano y la conversión del municipio en una zona vulnerable a la proliferación de nitritos en el agua y en el aire.

“Lo único que busca esta gente es el enriquecimiento del dueño sin importar lo demás, porque puestos de trabajo generan uno, ya que en esas granjas todo está automatizado”, advierte Díez. Por ello y según manifiesta, esta situación no contribuye ni a la riqueza de la localidad ni a afianzar población. No obstante, “si la Junta de Castilla y León aprueba estos planes, yo no me puedo oponer a leyes superiores”, establece.

Para asentar población necesitas vivienda. y desde el Ayuntamiento no tenemos más

En línea con esto, Bernardos, al igual que la mayoría de zonas rurales de la provincia, están en gran riesgo de despoblación. Por ello, desde el Ayuntamiento contemplan una serie de medidas para revertir la situación.

Una de ellas es el arreglo de viviendas deterioradas en el municipio para sacarlas en alquiler, que se ha convertido en una medida de éxito, pues todas están ocupadas. “El problema es que para asentar población necesitas vivienda. Y desde el Ayuntamiento ya no tenemos más”, confirma.Por ello, el alcalde -junto a otros representantes municipales de la zona- está en busca de alternativas para atraer a personas que se queden a vivir en Bernardos. Por ejemplo, Díez es conocedor del deseo de algunos trabajadores en las canteras del lugar a los que les gustaría asentarse en el municipio.

De ahí su interés por crear una cartera de viviendas en alquiler. Es decir, “hacer captación de personas que quieran poner en alquiler sus viviendas y de los interesados que quieran hacer uso de ellas. Simplemente es trabajar como intermediarios para que se abran a nuevos vecinos todas las casas que permanecen cerradas”, sostiene.

En suma a este hecho, Bernardos fue uno de los primeros municipios de Segovia en los que se extendió la fibra óptica para la mejora de las conexiones de Internet. Un servicio del que se han beneficiado muchos vecinos a raíz de la pandemia, los cuales han podido teletrabajar en la comodidad de sus casas y sin incidencias.
optimizar recursos.

Durante esta primera mitad de legislatura, uno de los propósitos esenciales del Ayuntamiento ha sido la optimización de los recursos a partir de la renovación de la iluminación y la reforma en el colegio. Sin embargo, la acción más importante es la modificación de la Ordenanza Municipal por la que se rige la regulación de los fetosines, una institución que controla el reparto de tierras de labranza, la cual está reglada mediante derecho consuetudinario.

Para ello, se realizó una consulta popular a todos los vecinos por medio de documentos entregados en los domicilios que los bernardinos debían rellenar y trasladarlos posteriormente al Ayuntamiento. “Lo que pretendemos es apartar una zona para industria para la implantación de placas solares que aporten beneficio a Bernardos”, determina. En segundo lugar, “se conformarían grupos y paquetes de tierras, lo que beneficiaría a los agricultores”, concluye.