221116 clausura congreso belenista 2
221116 clausura congreso belenista 2

El fin de semana dedicado a los belenes en la villa tocó ayer a su fin tras unas jornadas intensas llenas de arte y de emociones. Tras un sábado dedicado a las creaciones repartidas por toda la localidad, el domingo fue quizá uno de los días de más ilusión para los congresistas. La jornada del sábado se cerró con la gran cena belenista en el Restaurante El Henar, donde se hizo entrega de los corbatines a las distintas asociaciones, un momento clave en cada congreso nacional, y lleno de cariño y hermandad entre las diferentes asociaciones desplazadas y participantes en este congreso. 

La mañana del domingo también se llenó de simbolismo con el pasacalles de las asociaciones hasta la iglesia de San Miguel, donde tuvo lugar la eucaristía. Se celebró una misa castellana que ofició el propio obispo de Segovia, César Franco. Miembros del Grupo de Danzas Villa de Cuéllar acompañaron con sus vestidos regionales al grupo que amenizó la eucaristía. Desde la iglesia, la última de las citas de este LX Congreso Nacional Belenista fue en la sala culturl Alfonsa de la Torre. Allí esperaba Javier Rodríguez Gil, que como quien hace de anfitrión en su casa para mostrar su nacimiento, recibió a los congresistas con vino dulce y mantecados. Los siguientes minutos, los de su ponencia, los dedicó al sentimiento que produce el Belén en estos aficionados artesanos. Experto en belenes populares y, más tarde en la rama artística, y secretario de la Asociación Belenista de Sevilla durante varios años, además de galardonado con varios premios como el de Artesanía de San Juan, el sevillano habló de lo que produce en este gremio las creaciones a las que tanto tiempo dedican. “Amamos este bendito mundo, esta bendita locura”, señaló Rodríguez.

Al finalizar la ponencia tuvo lugar la entrega de Trofeos de la Federación Española de Belenistas 2022; sin duda, este fue otro bonito momento que reseñar entre los congresistas durante todo el fin de semana, ya que además se entregó el testigo a la organización del siguiente congreso, que será internacional: Franciscus 2023, que será un importante impulso para que el belenismo llegue a ser declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Mientras los congresistas se despedían de Cuéllar con una paellada, el mercado de belenismo continuó en San Francisco, en un incesante ir y venir de vecinos y congresistas. Además, todos los belenes repartidos por la villa estuvieron abiertos para deleite del público, además de la impresionante casa museo de Jesús García.