Hontanares constitucion ayuntamiento IMG 6061
Javier García, alcaldes de Hontanares

Javier García García es desde ayer el nuevo alcalde de Hontanares de Eresma (1.400 habitantes), tras salir adelante la moción de censura presentada por el PP, con el apoyo de Ciudadanos. De este modo, Javier García regresa a la Alcaldía, cargo que ocupó durante la legislatura de 2011-2015. Y que ahora afronta “con ilusión y responsabilidad”, aseguró. “Fuimos la fuerza más votada y por tanto, aunque no conseguimos mayoría absoluta, ganamos las elecciones municipales”, recordó.

García cuenta con cuatro concejales, mientras que el PSOE tiene tres y Cs, dos.
Javier García agradeció a los concejales de Ciudadanos el apoyo recibido y les tendió la mano para integrarse en el equipo de Gobierno, si bien ellos no han exigido nada a cambio, tal como ha recordado el nuevo alcalde, quien señaló que hace tiempo ya que los concejales de Cs avisaron a la entonces alcaldesa de que romperían el pacto, “pero ha seguido en sus mismas trece, y la situación se había hecho insostenible”.

Los dos concejales naranjas justificaron su apoyo al PPpara asegurar la gobernabilidad del municipio y mejorar el día a día de los vecinos”. Jesús de las Heras y Benigno Garrido coincidieron en que la decisión viene motivada “porque la relación con la alcaldesa, María Vallejo, era muy difícil y la situación, insostenible”. En palabras de Garrido, “el detonante ha sido la diversidad de criterios a la hora de elaborar el proyecto de destino de los remanentes de tesorería”. “Cs buscó cubrir necesidades principales y perentorias de nuestro municipio y de nuestros vecinos. Mientras que la alcaldesa, con un criterio totalmente alejado de la realidad de Hontanares y de la responsabilidad, primó actuaciones totalmente prescindibles en las circunstancias en las que nos encontramos”. “La mala gestión de la regidora en asuntos trascendentales nos ha llevado a la parálisis más absoluta. Además, de manera autoritaria, nos ha mantenido al margen en la toma de decisiones”.

“Desde que llegamos a este Ayuntamiento, nuestra aspiración no ha sido otra si no mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos, a través de la actualización y modernización de las infraestructuras o la implementación de ciertos servicios municipales, entre otros”, señaló Garrido.

El ahora alcalde puso como ejemplo la desaparición de la unidad escolar de Primaria por no adaptar el edificio, y la pérdida de numerosas actividades. Ahora, lo inmediato es sacar adelante el plan PAIM de la Diputación que se centrará en la sustitución de la red de abastecimiento, que es muy necesario para el municipio. “Ya vamos tarde en la licitación y los plazos se nos echan encima”, recordó.

Por su parte, María Vallejo (PSOE), aseguró que asumirá con lealtad la labor de “oposición constructiva”. Pero lamentó que no haya prosperado su objetivo de dialogar: “Nuestra intención ha sido la de tratar de reconducir la situación, pero la oferta de Javier García, portavoz del PP ha debido ser muy tentadora porque no han tenido la más mínima intención de negociar”, afirmó. La moción, tal y como explicó en una asamblea vecinal el sábado, se ha gestado con “absoluta cobardía”, pues se ha registrado mientras la propia Vallejo se encontraba de vacaciones. María Vallejo ha criticado al PP por “comportarse de manera carroñera, aunque eso es quizá lo que menos sorpresa nos ha causado”. Desde el comienzo de la legislatura, ha subrayado, han sido siempre una oposición destructiva y prepotente, cuyo único objetivo ha sido el de desgastar al equipo de Gobierno para conseguir su único objetivo: el sillón de la Alcaldía para ascender, en el caso concreto de Javier García, en sus aspiraciones políticas”.