IMG 4597
Rueda de prensa de Izquierda Unida. / EL ADELANTADO

Izquierda Unida de Segovia critica que el alcalde de Fuentepelayo no solicite la ejecución de la sentencia contra la planta de compostaje. El grupo municipal de Unidad Popular Fuentepelayo presentó el pasado 25 de junio una moción para instar al gobierno municipal y a la Alcaldía a que solicitase a la Audiencia Provincial la ejecución de la sentencia que condenó a Juan Francisco Cárdaba y a la empresa Agramam a limpiar de basura las instalaciones de la ‘planta de compostaje’ de la localidad, además de eliminar la contaminación del agua y del suelo de las parcelas agrícolas utilizadas durante años y al aire libre como almacén de residuos en putrefacción.

El resultado fue, según explicaron ayer en rueda de prensa, de dos votos a favor de la solicitud de ejecución de la sentencia (Fuentepelayo Unidad Popular), dos votos en contra (PSOE) y dos abstenciones (PSOE y PP). “El alcalde de Fuentepelayo (PSOE), con su abstención en el pleno, ha impedido que el gobierno municipal exigiera al juzgado el cumplimiento de dicha sentencia, sin dar ninguna explicación”.

Es inconcebible que el alcalde no apoye la decisión que toma la justicia. Si hay una sentencia firme, habrá que apoyar que se ejecute”, señaló el coordinador provincial de IU y concejal en Fuentepelayo José Luis Ordóñez.Ha podido haber incluso prevaricación por parte de la Alcaldía, porque no está actuando en consecuencia a una sentencia judicial”.

La sentencia cuya ejecución se pretende, condena conjunta y solidariamente, y a su costa, a la empresa Agraman y a su administrador único, Juan Francisco Cárdaba, entre otras penas, a llevar a cabo las tareas de limpieza necesarias de las parcelas en las que depositaron los residuos y lodos, el saneamiento del arroyo, o cacera, de las Cabras, donde se vertían los lixiviados de la planta, además de la gestión y compostaje de la totalidad de los residuos existentes en el interior de la planta.

Ordóñez recordó que la movilización de los últimos años en Fuentepelayo no tiene como fin exclusivamente resolver el cierre de la planta, sino también solucionar las consecuencias de la enorme contaminación superficial y subterránea que aún afecta al municipio. En este sentido, la portavoz adjunta de IU, Ana Peñalosa, subrayó que los vecinos y vecinas de Fuentepelayo llevan varios años soportando los malos olores y la contaminación causadas por la mal llamada planta de compostaje.

Izquierda Unida recuerda que Fuentepelayo ha soportado durante demasiados años esta situación, mientras que tanto la Junta de Castilla y León como el Gobierno Municipal de Fuentepelayo “hacían oídos sordos”. La contaminación, en menor grado, aún se sigue produciendo, y una prueba de ello se da cada vez que llueve, pues rebosan las balsas de lixiviados y el agua contaminada drena hacia el arroyo, o cacera, de las Cabras. “Estamos ante una clara dejación de funciones de la Junta y de la Consejería de Medio Ambiente con respecto al control y fiscalización de las empresas que se dedican a la gestión de residuos, y a esto le tenemos que añadir la irresponsabilidad del alcalde socialista de Fuentepelayo por no solicitar al juzgado la ejecución de la sentencia”, señaló Peñalosa.