Reunión de ISMUR.

ISMUR, asociación formada principalmente por mujeres del medio rural y perteneciente a la UCCL, se sumará este sábado a la celebración del Día Internacional de las Mujeres Rurales, con el fin de reconocer su contribución imprescindible en el desarrollo del medio rural, debido a la aportación económica, social y cultural que desarrollan las mujeres rurales de todo el mundo y su contribución a la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza.

El papel de estas mujeres es esencial para la cohesión social y territorial, por lo que consideran que las mujeres rurales deben estar en el centro de la transformación económica y social, alcanzando una economía sostenible y verde, así como una sociedad más justa e igualitaria.

Esta importancia de las mujeres rurales, para la cohesión social y territorial, se refleja también en el Plan de Recuperación frente al Reto Demográfico, que incluye un apartado con medidas concretas para potenciar el papel de las mujeres en el mundo rural. También en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que contempla la igualdad de género, el empoderamiento y los derechos de las mujeres para el desarrollo sostenible de los países.
A día de hoy todavía siguen existiendo brechas para las mujeres en diferentes ámbitos y siguen soportando cargas desproporcionadas en muchos otros.

Por este motivo, el sábado no solamente será un día de reconocimiento hacia las mujeres de las zonas rurales, sino que sigue siendo, una vez más, un día de necesaria reivindicación: por un empleo digno e igualitario para las mujeres del medio rural, que tienen una tasa de empleo que no llega al 50%, siendo en su mayoría contratos temporales y con salarios bajos.

Por una mayor presencia de las mujeres rurales en órganos directivos.
Por el derecho a una vida sin violencia dirigida a las mujeres por el hecho de ser mujeres. Por un reparto igualitario de las tareas de cuidados y del hogar, que no están reconocidas ni remuneradas.

La nueva PAC dificulta, aún más, el mantenimiento de la actividad laboral en el sector agrícola y ganadero. Cada vez son más las mujeres jóvenes que sufren dificultades para mantener sus explotaciones y tener una conciliación entre su vida laboral, familiar y social que, además, mantengan los pueblos vivos y habitables.

Desde ISMUR demandan una representación real de todas las organizaciones agrarias y una ejecución efectiva de la ley de cadena alimentaria, que controle la diferencia de precios entre lo que reciben los productores y los precios que pagan las personas consumidoras, tema muy en boga hoy en día.

El medio rural exige disfrutar de unos servicios dignos y que los impuestos que se pagan a la Administración, se reviertan en unos servicios de calidad.