PSOE Ruben Garcia De Andres KAM8322
El alcalde de Torrecaballeros, Rubén García de Andrés. / KAMARERO

El alcalde de Torrecaballeros, Rubén García de Andrés (PSOE), considera que esta segunda legislatura ha sido una oportunidad para continuar con el proyecto que la corporación municipal inició en 2015. A pesar de los imprevistos por la pandemia, en esta primera mitad de su segundo mandato, el alcalde centra sus esfuerzos en un objetivo principal: amortizar la gran deuda que el equipo de gobierno se encontró cuando accedió por primera vez al cargo.

Es cierto que se han realizado varios proyectos de mejora en las infraestructuras y los servicios del municipio. Pero “estamos muy sujetos a la situación financiera, cuando llegamos el Ayuntamiento había una deuda de casi un millón de euros”, lamenta el regidor, ya que la capacidad de inversión se ha visto muy condicionada por esta situación. Por ello, los propósitos de este mandato están encaminados a “amortizar la deuda para sanear las arcas municipales, de modo que, cuando acabe la legislatura, esté prácticamente liquidada”, determina García.

El equipo de gobierno obtuvo la mayoría absoluta en las pasadas elecciones. “Eso significa que los vecinos respaldan nuestro proyecto”, enfatiza García, que agradece el apoyo vecinal. Entre muchas de las medidas que se han podido sacar adelante, destaca la renovación del alumbrado público con la instalación de luces led “apostando por la eficiencia energética”, según determina.

En esta misma línea, se ha trabajado en la mejora de las zonas verdes, lo que incluye un proyecto de parque periurbano en el de La Fresneda. “Lo terminaremos entre este año y el siguiente, será un parque distinto a los demás, diferente al parque tradicional con césped y zonas de juego”, asegura el alcalde. También se ha culminado el Centro Cultural municipal y ahora las acciones están orientadas a la dotación de nuevas infraestructuras a la zona deportiva.

En cierta medida, la pandemia paralizó las acciones previamente planificadas. “Esta situación ha supuesto un cambio de paradigma y la ralentización de todos los proyectos”, evidencia el regidor. Así, algunas de las medidas programadas se tuvieron que posponer y hubo que hacer frente a otros tipos de gasto, además de poner en marcha diversas ayudas y bonificaciones.

Por ejemplo, para el inicio del próximo curso, se pondrán en marcha ayudas para la compra de material escolar destinadas a los niños empadronados en la localidad que estén cursando Educación Primaria y Secundaria. Pero también se ha aprobado una bonificación del 50% en la tasa de recogida de residuos para las empresas del lugar, “en un intento de ayudar al tejido productivo de Torrecaballeros, una rebaja que va a ser efectiva también en 2022”, según confirma García.

En pleno crecimiento

A diferencia de la mayoría de las zonas rurales de la provincia, Torrecaballeros no teme especialmente a la despoblación. Ha experimentado un crecimiento exponencial en los últimos treinta años. En 1991 contaba con 296 habitantes y en 2020, con 1.372, según constata el Instituto Nacional de Estadística. “Torrecaballeros ha tenido un crecimiento poblacional emparejado al boom inmobiliario”, asevera García. “Ahora estamos creciendo de una forma lenta, pero paulatina”, añade.

Y para que esa progresión no se detenga, García pone vista en el futuro. Así, desvela algunos de los proyectos en los que van a trabajar en lo que resta de legislatura. Por ejemplo, “vamos a mejorar la eficiencia energética de la Escuela Infantil y queremos hacer inversiones en el colegio”. En suma a esto, el alcalde sostiene que se seguirá con el plan de asfaltado y acerado y, además, destaca la necesidad de la remodelación del Consistorio.

Desde que llegó a la alcaldía en 2015, García ha dado gran prioridad a la cultura. Ahora, “con la suspensión de las fiestas por segundo año consecutivo a causa de la pandemia, redoblamos los esfuerzos para ofrecer a nuestros vecinos y visitantes un calendario de más de treinta actividades a lo largo de todo agosto”, indica.

En una apuesta por la “cultura segura”, esta programación se desarrolla bajo el nombre de ‘Torrecaballeros 2021 Verano Seguro’ con numerosos talleres, espectáculos, cine, juegos, deportes, conciertos, maratón de videojuegos e, incluso, una charanga. Pero todo ello con las más estrictas medidas de seguridad y aforo limitado.

A su vez, es menester recordar el interés del Ayuntamiento por la recuperación del patrimonio etnográfico y medioambiental de la localidad. Precisamente, hace poco se ha anunciado la recuperación de las pozas de cocer lino en La Aldehuela. Y en un futuro, se pretende continuar con las fuentes tradicionales de Cabanillas. Además, hay un proyecto para la señalización de rutas turísticas y naturales tanto en Cabanillas como en Torrecaballeros.