Innoporc espera que los precios del porcino “se recompongan” en junio

La empresa, que da empleo a unas 80 personsa, asegura que tras las caídas de los últimos dos meses, podrán volver cierta normalidad una vez que China demanda otra vez productos españoles

215
Interior de una granja de cerdos, cuya actividad ha continuado para garantizar el abastecimiento.
Publicidad

La empresa segoviana Innoporc, dedicada a la producción porcina, confía en que los precios “se recompongan” a lo largo del mes de junio, tras la drástica caída registrada en las últimas semanas debido a “la incertidumbre del mercado europeo y el aumento de la demanda china a Estados Unidos”.

Así lo ha manifestado en declaraciones a Europa Press Miguel Antona, director general de Innoporc, compañía especializada principalmente en la producción de cerdo blanco, cuyos precios han sufrido una bajada consecutiva durante ocho semanas.

Miguel Antona, responsable de Innoporc.

Tras un primer periodo de sobre abastecimiento, debido a un aumento de la demanda en supermercados próximo al 120 por ciento en las primeras semanas tras decretarse el Estado de Alarma, el sector ha sufrido una caída progresiva en los precios que ha generado “momentos de incertidumbre”, marcados principalmente porque China, principal importador por haber reducido la producción propia debido a la peste porcina, puso su mirada en el mercado de Estados Unidos.

“Afortunadamente, en España, a pesar de las dificultades por las medidas de distanciamiento social en las salas de procesado, se ha trabajado con cierta normalidad, cumpliendo los protocolos de seguridad, lo que ha hecho que esa incertidumbre no se trasladara al mercado de forma tan significativa”, según señala Antona, quien apunta además que “la bajada se ha cortado en la última semana y ya entra en los planes del país asiático retomar la actividad comercial con España”.

Otra de las vicisitudes a las que el sector ha tenido que hacer frente es el cierre del canal Horeca, vía de distribución agroalimentaria para la hostelería, lo que ha provocado “un exceso de oferta y que principalmente ha penalizado al ibérico y al cochinillo”, aunque la producción de estos productos implica entre un 1 y un 2 por ciento del volumen total de la empresa segoviana. Lo cierto es que la Consejería de Agricultura de la Junta de Castilla y León ya ha dispuesto líneas de ayuda para su recuperación.

Más allá de las circunstancias sobrevenidas por la incidencia del COVID-19, la producción de Innoporc “se ha mantenido en los mismos niveles y ha sido gracias a que los trabajadores han dado la cara y se ha producido un ratio muy bajo de absentismo, no sólo en Innoporc, sino a nivel general del sector”.

Algo que demuestra “el alto nivel de competitividad del sector porcino en España” y en el caso concreto de Innoporc, “un gran aporte al medio rural ya que genera actividad y empleo en la provincia de Segovia”, apunta Antona.

En general, el comportamiento del sector agrolimentario y su distribución desde que se iniciara la crisis de emergencia sanitaria “han dado muestra de que estamos en el top de eficiencia a nivel mundial”.

Por ello, el director general de Innoporc reivindica que las administraciones públicas pongan en valor a un sector que siempre ha estado “súper exigido en cuanto a controles en todos los eslabones de la cadena de producción, pero nada subvencionado” y, aún así “ha seguido respondiendo para llegar al consumidor final y evitar una falta de abastecimiento, que podría tener consecuencias fatales”.

Innoporc, empresa familiar con una tradición de más de 40 años en el sector porcino, cuenta en la actualidad con 18 granjas en la provincia de Segovia, una fábrica de piensos y una plantilla que supera los 80 empleados.