Incendio Cuéllar
Incendio en terrenos de Cuéllar.

Rondaban las 15.00 horas en la localidad de Cuéllar cuando una gran columna de humo se erigía sobre el municipio ante la mirada de los vecinos. Ellos mismos, propietarios de la zonas cercanas a las instalaciones deportivas y la planta de biomasa de Cuéllar, alertaban a las autoridades del incipiente fuego que muy poco tardó en propagarse por los terrenos colindantes. Desde la zona trasera de Las Lomas hasta las tierras cercanas a la conocida como El Salinero, junto a la carretera de Arroyo de Cuéllar, las llamas avanzaron velozmente debido al intenso viento que se levantó en la villa justo a la hora del incendio. El intenso calor y las tierras de secano, recién cosechadas, hicieron que las llamas se desplazaran mientras los servicios de bomberos se hacían presentes.

“Afortunadamente, los cambios en las rachas de viento y la intervención de los equipos de bomberos hicieron lo imposible para que el fuego no se propagase”, explicaba el concejal de Seguridad, Tomás Marcos. Los propietarios agrícolas de la zona sur de Cuéllar, sumados a los de las naves ganaderas, corrieron hasta el lugar para ayudar en la medida de lo posible. Hasta el lugar ya se habían desplazado efectivos de la Guardia Civil y Policía Local, que cortaron el tráfico rodado por la carretera de Arroyo y los senderos. Aún así, decenas de vehículos y vecinos se posicionaron en puntos como Las Lomas para contemplar cómo, poco a poco, se ha podido controlar el fuego. En total se estima que han sido unas 230 hectáreas arrasadas, aunque el 80% se encontraba sin cosechar.

A pesar de haber podido controlar las llamas en los terrenos, el incendio se propagó en la planta de biomasa, concretamente en los montones de combustible. “Al ser tan grandes hemos tenido que pedir ayuda a las empresas constructoras de Cuéllar para que con sus palas ayudaran a mitigar las llamas”, explicaba el edil Marcos. Toda la noche pasada se ha estado pendiente de la evolución de la extinción. Técnicos de Somacyl se personaron también en la planta, que no se ha visto afectada más que en ese combustible.

En el desarrollo del incendio, concretamente, han actuado los bomberos de Villa y Tierra con sus dos autobombas, y hasta cinco cuadrillas que lograron que lo que ha sido un incendio no haya acabado en un desastre forestal. Concejales del Ayuntamiento, presentes en la zona, comentaban que por suerte “no ha llegado a los pinares, que es lo que todos temíamos”. Además, la colaboración inestimable de los agricultores con sus tractores y los helicópteros han  conseguido cercar el fuego.

Como reiteraba el concejal de Seguridad, las causas aún se desconocen y la Guardia Civil intenta dilucidar qué ha podido ocasionar el incendio. Hasta última hora de la noche se acudió a controlar los refrescos de ciertas zonas, aunque estuvo totalmente controlado.