Planta de Huercasa en Sanchonuño. / EL ADELANTADO

Una docena de empresas del sector agroalimentario español, entre las que se encuentra la segoviana Huercasa, han puesto en marcha el proyecto tractor Ebro Food Valley, liderado por el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA), para la modernización y transformación –digital y sostenible- del sector en España y hacerlo así más competitivo y sostenible. El proyecto cuenta con el apoyo de los gobiernos de Navarra, La Rioja y Aragón.

El proyecto está integrado inicialmente, por las empresas Huercasa 5ª Gama SA, Grupo Empresarial Palacios Alimentación S.A.U., Conservas Cidacos S.A., Conservas Lazaya Frutas y Dulces S.A., Dulces y conservas Helios, General Mills, Grupo AN, Grupo Cofrico, Grupo Empresarial Florette Ibérica S.L.U., Iberfruta Muerza, Nulab y Viuda de Cayo, además del centro tecnológico CNTA.

Ebro Food Valley aspira a captar fondos dentro del programa de recuperación europeo Next Generation para transformar el sector agroalimentario y hacerlo más competitivo, más moderno, más digital, con mayor actividad de I+D, más sostenible y más resiliente. Esta transformación permitirá conseguir un Sistema Alimentario Neutro de Carbono para 2050 capaz de suministrar alimentos saludables, seguros, innovadores, sostenibles y accesibles a toda la creciente población, en línea con la estrategia ‘De la Granja a la Mesa’ de la UE, a la vez que se consigue un sector más competitivo.

Los promotores del proyecto han presentado un Manifiesto de Interés al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en el marco del Programa de Impulso de proyectos tractores de Competitividad y Sostenibilidad Industrial para su calificación como PERTE.

La propuesta aúna dos objetivos complementarios: digitalización y sostenibilidad. Así lo demuestran los cálculos realizados: con una inversión inicial de más de 300 millones de euros, se estima un efecto multiplicador de 5,15 veces en ingresos adicionales, lo que se traduce en más de 1.000 millones de ventas adicionales para las empresas participantes y la creación de más de 600 nuevos puestos de trabajo.

La lista de empresas participantes va a ampliarse ya que el proyecto tiene vocación de impactar en el conjunto de la industria alimentaria.

Ebro Food Valley es un proyecto estratégico con efecto tractor en toda la economía. La innovación, digitalización y sostenibilidad se han convertido en las claves del sector de la alimentación para satisfacer las demandas del nuevo consumidor.