Imagen de archivo de un concurso de pinchos en Pedraza. / E.A
Publicidad

La nueva normalidad deja de nuevo a la villa sin otro de sus días clave a lo largo del año: la festividad de San Miguel. Cuando el año pasado se dictaron los festivos para este 2020, se pensó en pasar el festivo al día 28 -aunque corresponda al 29- para poder disfrutar de un fin de semana más largo de fiesta y hacer de estas las ‘fiestas pequeñas’ de Cuéllar. Pero con la llegada del Covid, como con muchas otras celebraciones, toca reinventarse y cumplir las normas para salvaguardar la salud de todos.

Así, nueve hosteleros de la localidad han tomado la iniciativa de, en lugar del tradicional concurso de tapas de cada año en San Miguel, organizar la Feria del Pincho. Como explica Miguel Ángel Senovilla, regente del bar La Gaviota, “si queremos vivir con una cierta normalidad, hay que seguir haciendo lo que hacemos normalmente, eso sí, con las limitaciones y las precauciones que nos exige el momento que estamos viviendo”. Explica que de la unión de estos nueve establecimientos hosteleros sale la Feria del Pincho, y destacan que no es un concurso. Buscan que se parezca a “un San Miguel normal”, pero es evidente que ha de adaptarse.

Para su correcto desarrollo y para que tanto camareros como clientes se sientas cómodos, han dispuesto unas sencillas normas. La primera de ellas es que solo se servirá el pincho a las personas que se encuentren sentadas o ‘para llevar’; no se servirá a nadie que permanezca de pie en el local o en la terraza.

Igualmente, se van a respetar todos los aforos de manera tajante, pero se reservará sitio al que, por este motivo no haya podido probar el pincho con anterioridad. Por último y como es evidente, se van a respetar todas las normas sanitarias a las que se encuentra sometida la hostelería ahora mismo.

Los establecimientos que participan son el Bar Yonba, con ‘Lo del Yonba’; bar El Pícaro, con ‘Brocheta el Pícaro’; Bar La Gaviota, con ‘Hoy follo (y fatata)’; Bar Chaplin, con ‘La gula’; Bar Temple, con ‘Montadito de Otoño’, Los amigos del toro, con ‘Arepa de Toro’; Hoyo 19, con ‘Revolconas 19’, y Bar Naipe, con ‘Bocadito de sabor’. El precio de la tapa será de 1,50 euros, como en años anteriores en el concurso de tapas que organizaba el Ayuntamiento.

Con esta propuesta, los bares de Cuéllar quieren mover la villa ante un panorama complicado para el sector. Durante el mes de agosto, algunos de los establecimientos que ahora participan en esta propuesta ya promovieron ‘el tardeo’, con rebaja de precio en copas y adaptándose al horario que marca la normativa ante el Covid.

Llega un invierno difícil para todos pero más para este sector que lucha, con actividades como esta, por que la normalidad sea algo más llevadera y parecida a la que mantenía Cuéllar en estas fechas otros años. La Feria se llevará a cabo del 25 al 27 y espera contar con los cuellaranos para rememorar San Miguel.