La alcaldesa de la ciudad entregó una placa a la hija de Javier Lobo. / Juan López

Numerosas personas reunidas en la plaza de toros de Cantalejo ovacionaron ayer viernes con aplausos y un minuto de silencio a Javier Lobo, voluntario de en Segovia y de Protección Civil, fallecido el pasado mes de febrero.

Ciudadanía, voluntarios y voluntarias de Cruz Roja en Segovia y de Protección Civil, arroparon con este sentido homenaje póstumo a su familia y amigos, durante las fiestas patronales de la localidad briquera, en las que, ‘Vilu', como le conocían sus allegados,tantas veces desempeñó su labor voluntaria.

Tras unas emotivas palabras en las que los promotores del homenaje destacaron el ‘alma dedicada al servicio y un corazón lleno de bondad', la alcaldesa, Ana Rosa Zamarro, hizo entrega de una placa conmemorativa a Carlota Lobo, hija del homenajeado y presidenta de la Asamblea comarcal de Cantalejo de Cruz Roja Española en Segovia, como ‘muestra del cariño de todos los vecinos y vecinas de Cantalejo a Javi por su voluntad de ayudar. Siempre te recordaremos', tal y como reza el texto que acompaña.

Francisco Javier Lobo Agudíez falleció de forma repentina a los 57 años el 11 de febrero. Esta pérdida causó una gran consternación en la ciudad de Cantalejo, donde entonces ostentaba la presidencia de la Asamblea Local de Cruz Roja.

Empresario de fontanería, era una persona muy apreciada por su labor de voluntariado y amabilidad hacia sus convecinos.