Hacienda amplía la atención al público a nueve oficinas de la provincia para esta campaña

La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, ha firmado diversos convenios de colaboración con los ayuntamientos de los municipios donde se ofrece la atención al ciudadano para realizar su Declaración de la Renta.

Con el fin de facilitar a los castellanos y leoneses el cumplimiento con las obligaciones tributarias, la Consejería de Hacienda colabora con la Agencia Tributaria en el desarrollo de la Campaña de la Renta desde 1998. Y para acercar la Administración a los ciudadanos, sobre todos a los que residen en el medio rural, la Junta de Castilla y León ha puesto un servicio de ayuda para la elaboración de la declaración de la renta en numerosos municipios de la Comunidad.

En Segovia, los contribuyentes podrán acudir a nueve oficinas distribuidas por distintos puntos de la provincia, previa petición de cita en el teléfono 901 22 33 44. Con ese objetivo, la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, firmó en su día convenios de colaboración con los ayuntamientos de los municipios donde habrá puntos de atención, dentro del marco de cooperación iniciado en 2004 con la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP).

Las localidades en las que funcionarán estos puntos de atención en la provincia son, ademas de la capital, Cantalejo, Carbonero el Mayor, Coca, Cuéllar, El Espinar, Riaza, Santa María la Real de Nieva y Sepúlveda.

La excelente aceptación del servicio el año pasado, con 55.946 declaraciones realizadas a través de las oficinas de la Junta (54.109 declaraciones del IRPF y 1.837 declaraciones del Impuesto sobre el Patrimonio), ha llevado a la Consejería de Hacienda a mantener la red de puntos de atención. El acercamiento de estos puntos al entorno rural sigue siendo uno de los objetivos principales de la Administración regional donde el pasado año la presentación de declaraciones creció un 24,12% frente a 2007.

El año pasado gracias a este servicio de la Junta, en Segovia se tramitaron 5.473 declaraciones.

Según uncomunicado de la Junta de Castilla y León, las ventajas autonómicas en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) tienen como objetivo fundamental el apoyo a las familias. Por eso la Junta tiene establecidas deducciones por nacimiento o adopción de hijos, por adopción internacional, por familia numerosa, por cuidado de hijos menores y para mayores dependientes, que son de aplicación a las declaraciones correspondientes al ejercicio 2008. Junto a esto, el Gobierno de la Comunidad autónoma también favorece la emancipación de los jóvenes (mediante las deducciones por adquisición de la primera vivienda en núcleos rurales y por alquiler) o las iniciativas emprendedoras (a través de la deducción por autoempleo de mujeres y menores de 36 años).

Un ahorro fiscal que adquiere mayor significado en momentos complicados para las economías familiares como los actuales y al que se suma el procedente de la práctica eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones impulsada por la Junta así como las reducciones fiscales en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados que se mantienen en vigor.

La Consejería de Hacienda calcula que 71.304 castellanos y leoneses podrán beneficiarse de este conjunto de ventajas, que se traducirán en un ahorro fiscal de 10,18 millones de euros.