Los vecinos, en el taller de cajas nido. /E.A.
Publicidad

La localidad ha celebrado las primeras jornadas ambientales organizadas por GREFA (Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat), a la que asistieron 25 personas, del municipio y otros cercanos como La Matilla o Rebollo. GREFA puso especial relevancia en la importancia de conservar núcleos urbanos ricos y diversos en especies (como lagartijas, mantis, ranas murciélagos, golondrinas, lechuzas, culebras o vencejos”. Todas ellas y otras tantas más engloban lo que se conoce como “fauna auxiliar” por los insustituibles servicios que brindan al ser humano y a sus actividades productivas (ganadería, agricultura y silvicultura, entre otras).

A la charla la sucedió un taller de construcción de cajas nido en el que participaron multitud de vecinos dispuestos a convertir su pueblo en un vergel. Se construyeron 15 cajas nido para gorriones, cuatro grandes refugios para murciélagos y 14 cajas nido para aves insectívoras forestales. Los nidos serán instalados en Valleruela de Pedraza y sus dos barrios (Berzal y Tejadilla) los próximos fines de semana en el arbolado urbano y en las fachadas de viviendas de vecinos interesados.

Según GREFA, los vecinos de Valleruela han demostrado “una actitud brillante en la implicación y desarrollo de estas jornadas ambientales”.