Publicidad

En la festividad de San Juan de la Cruz [14 de diciembre], otro místico, el dominico granadino Antonio Praena, recibió ayer el premien lengua castellana. Compartió protagonismo con Praena el mexicano Humberto Saldaña, quien recibió un accésit por su obra ‘Pozo de silencio’.

En el salón de plenos de la Diputación, organizadora del certamen, Gonzalo Santonja, en calidad de coordinador del premio, disertó sobre Praena, “un teólogo que se afirma en su condición desde un diálogo con la modernidad”. Para Santonja, el caso del dominico es “insólito”, pues a diferencia de la inmensa mayoría de los teólogos, que “miran más al pasado que al futuro”, Praena se encuentra “plenamente comprometido con la modernidad”. La obra que, a juicio del jurado, ha sido merecedora del primer premio, ‘Historia de un alma’, es para Santonja “difícil, valiente y comprometida”. “En ella están —continuó— las voces más hondas del alma colectiva de nuestro tiempo”.

Antes de la intervención del premiado también habló el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, quien sostuvo que ‘Historia de un alma’ es “un libro salpicado de contrastes”, pero “teñido de una determinada mística que termina por dar sentido al conjunto de su trabajo”. Y añadió que, tal vez, una mirada apresurada a sus textos pueda llevar a pensar que el poeta es un nihilista existencial, pero en el poemario late “una dosis de espiritualidad”. “Es en esta complejidad y heterogeneidad donde radica su brillantez”.

Praena, por su parte, comenzó agradeciendo a la Diputación el haber mantenido su apuesta por el premio Gil de Biedma y al jurado su fallo, máxime teniendo en cuenta que su libro es “escabroso, arriesgado y provocador”. Reveló, a renglón seguido, que ‘Historia de un alma’ se inspira en su adolescencia en Madrid, en el barrio de Salamanca, donde un tío suyo, Antonio, ejercía de portero, y él veía pasar todas las tardes de viernes coches de gama alta, con los cristales tintados, en busca de prostitutas de lujo y travestis. “Se podría decir que es un retrato amoral de nuestro tiempo”, indicó. ‘Historia de un alma’ no está escrito desde una supuesta superioridad moral, es “un libro sin poeta”, en el que Praena no quiere aparecer pero en el que resulta innegable la huella de su trabajó en la cárcel de Topas, en Salamanca, donde conoció a traficantes y prostitutas, o cuando estuvo en una casa de enfermos terminales de Sida en Valencia, una experiencia que, de alguna forma, le conecta con el final de Gil de Biedma.

saldaña La voz de Humberto Saldaña es “muy distinta” a la de Praena, como dijo desde el inicio el presidente de la Diputación. Santonja sostuvo que ‘Pozo de silencio’ es un libro “equilibrado”, con tres componentes esenciales: el autobiográfico; la presencia del hoy de México, “absolutamente desgarrador, pues pensamos que no se puede llegar más al bajo y, sin embargo, se sigue profundizando”; y el punto de encuentro entre literatura y vida. El coordinador del premio se felicitó de que el Gil de Biedma “rescate del pozo de silencio en el que se hallaba a un poeta que tiene que regalarnos muchos versos”. Tras recoger el galardón, Saldaña dijo estar “conmovido” pues él “nunca antes había tenido una experiencia de esta naturaleza”. “Siempre he sido muy reservado con lo que escribía”, continuó diciendo, antes de leer varios de sus poemas, tan bellos como ‘Vivir en ti’, que dice así:

“Te amo, según yo, pero no con estas palabras / que pongo a tus pies: / písalas, si quieres, échalas de tu lado / y deja que mi amor en silencio / penetre lentamente en tu corazón. / Déjame estar contigo cuando no estoy / y vivir en ti sin palabras, / estar contigo / como el árbol en el jardín / y la luz del amanecer en las rosas.”