Las velas iluminan Fuentidueña en la III edición de la ‘Noche de Agua y Fuego’. / Rober Valde
Publicidad

La Asociación Cultural Amigos de Fuentidueña organiza, un año más, el festival ‘Noche de Agua y Fuego’ en el pueblo de la Villa de Fuentidueña. Agua, por el río Duratón, que cuida y rodea la villa medieval; y fuego, porque será el máximo protagonista de una noche que únicamente se encargarán de iluminar velas, antorchas y pirotecnia.

“Este festival aúna el esfuerzo común de todos los vecinos, amigos y visitantes de la villa por hacer que nuestro pueblo llegue a conseguir embrujarnos a todos. Nos embruja al pensar en las maravillosas cosas a las que podemos llegar cuando todos trabajamos por conseguir algo juntos y nos embruja al disfrutar de los resultados”, destacan orgullosos los organizadores.

Las luces eléctricas se apagaran durante toda la noche en las calles del municipio para dejar protagonismo al fuego, gracias a un festival que evoca al pasado: “Es una noche mágica y muy especial a la que no estamos acostumbrados; un viaje al pasado que nos hace valorar el presente. Un espejo de lo que un día pudo ser. Es una visión tan impresionante y sobrecogedora que, en ocasiones, reina el silencio, como si debiéramos rendir tributo y respeto. Sin embargo, es una noche de fiesta y regocijo; la música y el ambiente propicia buenos momentos, risas y caras de asombro”.

El año pasado, el tintineo de cerca de 20.000 luminarias rompió la oscuridad en las calles de Fuentidueña; una cifra que la organización espera poder superar en la presente edición. Además, se espera la presencia en el pueblo de más de 10.000 personas, en la línea del éxito cosechado en la ‘III Noche de Agua y Fuego’.