Los representantes municipales de los 21 núcleos de población que conforman la Comunidad, en la iglesia de Fuentidueña. / el adelantado
Publicidad
La Comunidad de Villa y Tierra de Fuentidueña celebró el sábado la fiesta de su patrón, San Mateo, con un encuentro de los representantes municipales de los 21 núcleos de población que componen esta entidad, que ocupa 458 kilómetros cuadrados en la parte nororiental de la provincia y registra algo más de 2.000 habitantes. El presidente de la Comunidad, José María Bravo, alcalde de San Miguel de Bernuy, explicó que la unión de los pueblos y la puesta en marcha de servicios comunes es la fortaleza del territorio. Durante la fiesta estuvieron acompañados por el viceconsejero de Fomento de Castilla y León, José Luis Sanz Merino; el diputado provincial de Vías y Obras, Basilio del Olmo, y el capitán de la Guardia Civil de Sepúlveda.

Los 18 ayuntamientos que componen esta Comunidad decidieron ya hace tiempo, invertir los beneficios que sus propiedades comunales les reportan, en dar servicios que mejoren la calidad de vida de sus habitantes y hagan más fácil la gestión municipal, asumiendo así la Comunidad, por ejemplo, la recogida de servicios sólidos urbanos y poniendo a disposición de los ayuntamientos la maquinaria, a cargo de dos conductores, para la realización de diversos trabajos. En la actualidad, esta entidad dispone de servicio de recogida de basuras, generadores de luz, barredora, retroexcavadora y camión de bomberos.

Pero además, en el año 2005 dio un paso más y creó una agencia de desarrollo local desde la que se impulsan proyectos que quieren mejorar el espacio económico y social de su territorio. Y puesto que el desarrollo no es tal, si no es sostenible, la complementan con una agente medioambiental. Durante la pasada celebración, la Comunidad quiso reconocer y agradecer la labor que realizan en el seno de la misma los dos conductores, Tito y Santi; la agente de desarrollo, Ruth, y el secretario, Miguel, por su implicación en lograr uno de los objetivos principales de la Comunidad, el asentamiento de población.

En la actualidad, esta institución gestiona un monte de utilidad pública, El Rebollo, de más de 3.000 hectáreas de superficie, donde se trabaja principalmente la madera y la resina, además de los recursos cinegéticos. Asimismo, han desarrollado ideas como la implantación de una señalética común de rutas y lugares de interés, un proyecto etnográfico de los recursos patrimoniales y monumentales de la zona y han creado un pequeño vivero de empresas.

La Comunidad de Villa y Tierra de Fuentidueña está formada los pueblos de: Aldeasoña, Calabazas de Fuentidueña, Castro de Fuentidueña, Cobos de Fuentidueña, Cozuelos de Fuentidueña, Fuente el Olmo de Fuentidueña, Fuentepiñel, Fuentesaúco de Fuentidueña, Fuentesoto, Fuentidueña, Los Valles de Fuentidueña, Membibre de la Hoz, Pecharromán, Sacramenia, San Miguel de Bernuy, Tejares, Torreadrada, Torrecilla del Pinar, Valtiendas, Vegafría y Vivar de Fuentidueña.