Iglesia de Santa María La Mayor.
Iglesia de Santa María La Mayor.
Publicidad

TEXTO: PILAR DE MIGUEL
FOTOS: JOSE ANTONIO SANTOS

Los primeros documentos que se conservan sobre Fuentepelayo son del siglo XII pero, según las investigaciones realizadas, fue repoblado con anterioridad por miembros de las tribus que ocupaban esta zona: Vascones y astures. Junto a ellos, también se han encontrado vestigios que indican la presencia de civilizaciones romanas y visigodas.

Según una leyenda, la localidad debe su nombre a don Pelayo, iniciador de la reconquista, quien llegó en cierta ocasión al lugar que ocupa esta población y mandó excavar un pozo para saciar su sed y la de su ejército. Alrededor del agua se creó un campamento y, de esta circunstancia, surgió el nombre de Fuentepelayo.

También existen otras explicaciones al nombre del municipio… dicen que el nombre hace referencia al manantial que abastecía a los vecinos de la zona que era conocido como “fuente de don Pelayo”. A finales del siglo XII ya aparece su nombre en ciertos documentos y, por lo tanto, lo más fácil es que su fundación ocurriera entre el siglo XII y el XIII.

Cuando esta zona fue repoblada por Alfonso VIII, se denominaba Fontem Pelagii. Nombre que, con el tiempo, derivó a Fuentepelayo. Por otro lado, el Diccionario Madof explica que esta localidad, en el siglo XIX, contaba con una fábrica de sayales y otra de curtidos que, “ocupaban en dichas manufacturas a las dos terceras partes de su vecindario”.

La localidad no ha sido siempre independiente. Durante el siglo XI perteneció a la Villa de Cuéllar y, posteriormente al Obispado de Segovia, en el año 1181.

PATRIMONIO Este municipio cuenta con dos iglesias, una de ellas, la de Santa María la Mayor de Fuentepelayo tiene su origen entre los siglos XII y XIII. De aquella época solo se conserva la cabecera y los restos de una antigua galería porticada de ladrillo en uno de sus laterales, que fue cegada para la realización de la sacristía. El resto es de estilo gótico a causa de las restauraciones realizadas siglos después. Esta Iglesia ha sido restaurada y declarada Bien de Interés Cultural en junio de 1995.

Su imagen exterior destaca por su ábside, de gran tamaño, con tres pequeños ventanales y la sacristía, que conserva un gran arco cegado. Dos arcos doblados y apuntados, son los únicos restos del pórtico.

En el interior llama la atención su cabecera, iluminada por los tres ventanales de medio punto. Los capiteles del arco triunfal representan aves y también conserva una puerta con arquivoltas de ladrillo de estilo románico mudéjar.

En su interior, Santa María la Mayor, cuenta con un importante púlpito gótico de piedra y un grupo escultórico, realizado en madera, que representa El Santo Entierro.

Además, esta iglesia tiene otra puerta de estilo gótico isabelino con una importante decoración pero deteriorada.

La iglesia de San Salvador, es otro de los ejemplos del patrimonio de Fuentepelayo. Es un edificio gótico con un sólido campanario de mampostería y ladrillo. No tiene el mismo aspecto de gran templo que la de Santa María la Mayor pero, en mayo de 1996 fue declarada Bien de Interés Cultural pues, en su interior, cuenta con un impresionante artesonado que cubre la parte posterior de la nave. Este artesonado está realizado en estilo mudéjar.

La Iglesia consta de tres naves separadas por dos arcos de ladrillo. El ábside está más elevado que el resto de la iglesia y se cubre con bóvedas de crucería. A ambos lados del ábside hay dos dependencias cuadradas, la sacristía y la torre y, adosado a su lado este, un pórtico.

Además, como parte de su patrimonio, también se encuentran las ermitas de San Miguel y del Humilladero, las ruinas de las ermitas de San Cebrián y San Gregorio y, el parque de los ecosistemas “Popayan”, que acoge a muchos visitantes, sobre todo escolares , para acercar el conocimiento sobre la naturaleza.

Por otro lado, en Fuentepelayo, hay dos pabellones deportivos que acogen diversas pruebas deportivas a lo largo del año y, además, cuentan con piscina.

FIESTAS. El calendario de fiestas que se celebran en Fuentepelayo comienza con Santa Águeda, en febrero; las Candelas, en febrero; la Semana Santa; Octava de Corpus (Fiesta de Interés Cultural), el Mayo (los quintos), Nuestra Señora de la Asunción, en agosto y San Miguel (patrón de la villa), en septiembre.

Pormenorizando, la fiesta de la patrona, Nuestra Señora de la Asunción, se celebra entre el 17 y el 20 de agosto. Durante los 4 días de duración, los vecinos y visitantes disfrutan de carrozas, toros y mucha diversión. Se celebran varios encierros, campestres y urbanos, novilladas y, el tradicional desfile de carrozas, único en la provincia.

En cuanto a la Octava de Corpus, es una fiesta Declarada de Interés Cultural Provincial, por el Instituto de la Cultura Tradicional “Manuel González Herrero” que depende de la Diputación Provincial de Segovia. Esta fiesta surgió en los siglos XVI y XVII y, con su reconocimiento, se convirtió en la segunda celebración de la provincia en contar con ese galardón junto a la Ofrenda de los Cirios en Santa María la Real de Nieva.

Esta fiesta se celebra en la iglesia de Santa María la Mayor y en las calles del pueblo donde los danzantes del paloteo forman, durante su danza, auténticas torres humanas combinadas con arcos.Uno de los momentos más esperados son las Vísperas, tradición fundamental en la localidad. Durante las Vísperas, los danzantes acompañan a las autoridades desde el Ayuntamiento a la iglesia… después, cantan el “Pange Lingua” y, mientras se está cantando, el sacerdote coge la Custodia para hacer “El Rodeo”. En ese momento se mezclan las músicas y los danzantes, que esperaban al Santísimo de rodillas.

En esta fiesta los actos continúan y, durante la noche, los jóvenes colocan arcos vegetales en la puerta de la iglesia, la casa del cura y, el Ayuntamiento…

El paloteo, es una tradición extendida y en proceso de recuperación en algunos de nuestros pueblos. En Fuentepelayo existen documentos, que hablan de esta danza en el siglo XVI. La Octava de Corpus es una fiesta de gran tradición, en la que se combinan la música, el paloteo y los actos religiosos, para crear una de las fiestas más importantes de la provincia, en la que, además, se pueden ver las grandes joyas de orfebrería que portan al Santísimo.

Ferias de Fuentepelayo La más conocida es la Feria del Ángel, cuya historia comienza en el siglo XVIII aunque, tal y como lo conocemos hoy, comenzó en el año 1985. Se celebra el primer fin de semana de marzo y, en ella, están presentes las últimas novedades en maquinaria destinada a la agricultura y a la ganadería, o al menos en teoría porque, es tanta la afluencia de público durante esos días a Fuentepelayo que la feria ha abierto sus puertas a otros sectores como el de alimentación, muebles… unos 200 expositores muestran en esta feria sus productos, de todo tipo.

Además, desde 1986 se celebra la Feria del Caballo, durante los mismos días y como complemento a la muestra de maquinaria. Como ocurría en tiempos pasados con las ferias de ganados. En esta Feria del Caballo, el público puede disfrutar de las exhibiciones de doma.

También en esta localidad, durante el primer fin de semana de junio se celebra una Feria de Turismo Rural, Ocio y Tiempo Libre. Coincidiendo con la fiesta de San Miguel, se celebra la Feria de Nuevas Tecnologías y de Vehículos de Ocasión y Kilómetro 0 y, a principios de diciembre, durante el puente de la Constitución y la Inmaculada, la Feria de Alimentación, Mascotas y Regalo se encarga de poner el punto y final al año en este apartado de ferias en Fuentepelayo…

Fuentepelayo hoy El alcalde de Fuentepelayo desde las pasadas elecciones municipales, Jesús Macario Arribas Zaera (PSOE), comenta que la población actual de esta localidad es de 860 habitantes, número que está subiendo pero, muy despacio…

La forma de vida de los vecinos de la localidad está unida a las dos industrias que están asentadas en la población: Proinserga y Dibaq Diproteg S.A. También tiene una importante presencia la agricultura y la ganadería porcina, por lo que se va consiguiendo que su población se mantenga con facilidad.

Por otro lado, en Fuentepelayo, hay dos pabellones deportivos que acogen diversas pruebas a lo largo del año, y una piscina.

Aunque en este momento las cosas han cambiado, en Fuentepelayo existe una Planta de Residuos Orgánicos, hoy paralizada por mala gestión. Esta planta en su momento provocó malos olores por no cumplir la normativa y, la situación provocó la protesta de los vecinos.

En cuanto a las obras que están previstas para ser realizadas, el alcalde pretende terminar lo que fue el Matadero. Fue restaurado por la anterior Corporación pero, quedó por terminar el montaje de los vestuarios. Esta nave será destinada a los funcionarios del Ayuntamiento.

También está previsto realizar una ampliación en la residencia de ancianos. El Ayuntamiento pretende disponer en ella un centro de día para personas mayores, creando 7-8 plazas de estancia diurna en la residencia.

Y, para terminar, el Ayuntamiento se está planteando la ampliación de las zonas deportivas con alguna cancha de padel… para ir completando el complejo deportivo.

En cuanto a las posibilidades de encontrar un lugar donde alojarse en la localidad, en este momento no hay casas rurales. Pero, a la hora de comer, en Fuetepelayo se cuenta con el restaurante Carrayuncal y, además, existen varios bares en los que también ofrecen comidas.

RECETA

Para conocer la receta de esta semana nos hemos acercado a la panadería VACMAR de Fuentepelayo, donde desde hace años se elaboran algunos de los productos más conocidos de la zona. María del Castillo, quien actualmente dirige esta panadería acompañada por su marido, Javier, nos cuenta que el establecimiento fue puesto en marcha por sus abuelos, después siguió su padre y, más tarde su hermano, que falleció muy joven…. Entonces, María, se hizo cargo del negocio.

El producto estrella de este establecimiento son la Rosquillas de Picos o Canteros, típicas de Semana Santa. Hasta tal punto son conocidas estas rosquillas que, han llegado a salir en televisión. Estas rosquillas son como las llamadas “de Palo” pero con una elaboración más complicada.

En VACMAR, nombre que recoge los apellidos de María del Castillo (Vaca Maroto), tienen también otros productos como pastas de té, bollería o el “Panettone”, que realizan al llegar la Navidad desde hace unos años…pero, un producto que también los vecinos se llevan mucho son, las Magdalenas… María del Castillo, nos ha contado cómo las prepara.

Ingredientes: aceite de girasol, huevos, harina de trigo, aromas de limón y naranja y, levadura.

Modo de Prepararlo: se van mezclando todos los ingredientes y, después dejan la masa “reposar” durante 24 horas para que la masa coja más los aromas de los ingredientes. Después, la masa se distribuye en los papeles de molde de las magdalenas (llenándolos solo hasta la mitad) y se ponen en el horno precalentado durante 15 minutos.

FUENTEPELAYO EN POCAS PALABRAS

Distancias:
A 42,7 km de Segovia

Población:
860 habitantes

Alcalde:
Jesús Macario Arribas Zaera (PSOE)

Patrimonio:
— Iglesia de Santa María la Mayor
— Iglesia de San Salvador
— Ermita de San Miguel
— Ermita del Humilladero
— Ruinas de las ermitas de San Cebrián y San Gregorio
— Parque de los Ecosistemas “Popayan”

Fiestas:
— Santa Águeda, febrero
— Las Candelas, febrero
— Semana Santa
— Octava de Corpus, Fiesta de Interés Cultural
— El Mayo
— Nuestra Señora de la Asunción, agosto
— San Miguel, Patrón de la Villa, en septiembre

Ferias:
— Feria del Ángel, primer fin de semana de marzo. Maquinaria para agricultura y ganadería
— Feria del Caballo, durante la Feria del Ángel.
— Feria de Turismo Rural, Ocio y Tiempo Libre y, Feria de Mascotas, primer fin de semana de junio
— Feria de Nuevas Tecnologías y de Vehículos de Ocasión y Kilómetro 0, coincidiendo con la Fiesta de San Miguel, en septiembre
— Feria de Alimentación y del Regalo, en diciembre, coincidiendo con el puente de la Constitución y la Inmaculada.

Dónde Comer:
— Restaurante Carrayuncal.