Finalizan las obras de restauración del retablo de la capilla de la Virgen

Los trabajos han sido sufragados por la Parroquia, el Ayuntamiento y varios vecinos.

Han finalizado las obras de restauración de la capilla de la Virgen del Rosario, a cargo de las restauradoras María Victoria Postigo, de Cantimpalos y Diana Martínez, de Fuentepelayo, quienes cuentan con muchos años de experiencia en trabajos similares en retablos imaginería en numerosos pueblos y fuera de ellos. Según las dos expertas, los criterios que han seguido en la restauración de esta capilla han sido principalmente las de conservación y máximo respeto hacia la obra.

La intervención llevada a cabo en la capilla de la Virgen del Rosario ha consistido en la restauración del retablo, de la mesa de altar y de las pinturas murales del fondo. “Al comenzar con la restauración de las pinturas murales, descubrimos que bajo el revoco de yeso había unas pinturas murales barrocas de la misma época que el retablo. Tras comprobar con diferentes catas, que las pinturas se encontraban en gran porcentaje conservadas, se decidió por convenio eliminar la capa de yeso y sacarlas a la luz, cerrando así todo el conjunto que ofrece el retablo y las pinturas”, aseguran.

Nadie conocía la existencia de estas pinturas por lo que ha sido un interesante hallazgo.

Las pinturas se han limpiado, se han reintegrado las lagunas más grandes, y se han protegido para evitar que se pierdan. En la restauración se ha respetado al máximo el original y se han mantenido los picotazos que se hicieron para que agarrara mejor el yeso, ya que es un documento histórico de que una vez estuvo tapado. La restauración del retablo ha consistido básicamente en el sentado de la policromía , reposición de algunas piezas y molduras que faltaban y la eliminación de los barnices oxidados y ennegrecidos que ocultaban los vivos colores del marmoléalo y el brillo del oro.

Tanto en la restauración del retablo y de las pinturas, se han utilizado materiales reversibles y se ha respetado al máximo la policromía original.

Durante las labores de limpieza se ha observado la existencia de otra policromía subyacente en la que se indica la fecha en que se pintó por primera vez el retablo: en 1739. La que ahora se puede observar es una policromía posterior seguramente de 1769.

Las obras han sido sufragadas por la parroquia, el Ayuntamiento y diversas personas voluntarias del municipio.

El retablo de la Capilla de la Virgen del Rosario es de estilo barroco tardío (S. XVIII), situado en la capilla del lado del Evangelio.