Visita a la iglesia de San Miguel en Fuentidueña. / E.A
Publicidad

La iglesia de San Miguel de Fuentidueña presenta ya una nueva imagen. El delegado territorial de la Junta, José Mazarías; el alcalde de Fuentidueña, Fernando Pérez Díez; el vicario general de la Diócesis de Segovia, Ángel Galindo y la jefa del Servicio Territorial de Cultura y Turismo, Ruth Llorente, han acudido a Fuentidueña para visitar las obras de restauración acometidas por la Junta de Castilla y León en la iglesia de San Miguel.

La intervención derivaba del mal estado en el que se encontraba la cubierta del templo. Muchas de las tejas se habían desplazado y otras se encontraban rotas y sueltas. Este problema amenazaba la conservación del inmueble ante el riesgo de entrada de agua en el interior. Por ello, se tomó la decisión de emprender la reparación de la cubierta de la nave central y el ábside, además de su impermeabilización.

Entre las actuaciones llevadas a cabo, se procedió al desmontaje del tejado de la nave central y del ábside para renovar sus cubiertas aprovechando parte del material que se pudo recuperar. Se colocó un aislamiento térmico de proyección de poliuretano, para un mayor confort térmico, como medida extra de seguridad para su mantenimiento y para evitar filtraciones de agua al interior del templo.

Las tejas se volvieron a colocar pero ‘a la segoviana’ (denominada también ‘a canal’) y se acometieron las limas y encuentros en la intersección del faldón con la torre de la iglesia.
Estas obras de restauración se enmarcan en el Plan de Intervención del Patrimonio Cultural de la Consejería de Cultura y Turismo de Castilla y León y se han llevado a cabo en colaboración con el Obispado de Segovia. El proyecto ha contado con la cofinanciación de los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER) y, en su conjunto, ha supuesto una inversión total de 51.304 euros.

La Iglesia de San Miguel de Fuentidueña es uno de los ejemplos más señalados del románico segoviano. El 21 de diciembre de 1995, la iglesia fue declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento.

El edificio data de finales del siglo XII y comienzos del XIII. Está labrado en piedra y lo conforma una sola nave y un ábside semicircular. Cuenta también con un gran atrio, una torre y una serie de canecillos iconográficos que rodean el edificio. El templo está cubierto con una bóveda de cañón apuntado.

La iglesia está ligada a la venta y pérdida de su ‘iglesia hermana’ de San Martín, que fue desmontada y desplazada a Nueva York y actualmente forma parte del conjunto de abadías del museo ‘The Cloisters’ (los claustros). San Miguel fue ampliado en el siglo XVI con una capilla a la cabecera del templo y su interior fue decorado al estilo barroco.