el espinar concierto marlon
Adrián Roma, cantante de ‘Marlon’. / E.R.

Los Veranos del Pidal, una iniciativa cultural que nació de la supervivencia, de la necesidad de reinventar el verano y con el propósito de ofrecer una alternativa segura en tiempos de Coronavirus cerró el pasado sábado su segunda edición con la actuación de ‘Marlon’. Con el patio de butacas lleno hasta la bandera (respetando los aforos) concluyó un ciclo de espectáculos que quiere consolidarse como un referente en la provincia.

Si hay alguien que ha luchado por esta iniciativa es Myriam del Pozo, concejala de Cultura en el Ayuntamiento de El Espinar y responsable directa de la organización. “Este año hemos superado con creces los resultados del año pasado. La respuesta del público ha sido muy buena, la sensación de seguridad se ha seguido manteniendo y el boca a boca ha vuelto a funcionar muy bien”, asegura.

Más de 3.000 mil personas han podido disfrutar de los espectáculos programados. Los conciertos en directo y el ciclo de cine han sido los más exitosos y se ha colgado el cartel de ‘no hay billetes’ en varias ocasiones. En el aspecto económico este año se ha recaudado más del doble que el año pasado. “Sin duda ha sido un verano lleno de éxitos. Tener el cartel de entradas agotadas en varios de nuestros espectáculos y en las sesiones de cines ha sido una satisfacción muy grande”, explica.

Uno de los alicientes de esta iniciativa montada en el muelle de carga de un teatro es la cercanía entre los artistas y el público como se vio en el último concierto en el que Adrián Roma (cantante de ‘Marlon’), saltó del escenario para cantar entre el público.

el espinar myriam del pozo veranos pidal
Myriam del Pozo Ramos, concejala de Cultura en el Ayuntamiento de El Espinar. / E.R.

“A todos los artistas les ha sorprendido el ambiente íntimo de las actuaciones, la actitud cariñosa y cercana del público y valoraron especialmente la atención recibida por parte del personal del auditorio. Se trata de un lugar especialmente cuidado, con poco público, en el que se puede tomar algo y disfrutar de la cultura segura. También hemos tenido momentos divertidos con los sevillanos ‘Siempre Así’ bromeando sobre la ‘frescura’ de las noches de verano de El Espinar”, recuerda Del Pozo.

Sin embargo, la maquinaria no para y desde la organización ya valoran distintas alternativas para el verano de 2022. “Nos gustaría diversificar la oferta e incluir algún ciclo de música de jazz o de cámara para llegar a otros públicos. También nos hemos planteado algún ciclo de cine especializado o temático y que puede resultar interesante o divertido. Hemos apostado fuerte por el cine comprando un proyector profesional, adquiriendo alzadores para los peques y acercando el séptimo arte a nuestro municipio”, explica.

Pero la gran pregunta es: Tras dos ediciones cargadas de éxito, ¿Los Veranos del Pidal han llegado para quedarse? Myriam lo tiene claro. “Por supuesto, yo creo que hemos sido un referente en la provincia cuando prácticamente nadie programaba nosotros apostamos sin duda por la cultura segura, con todas las medidas de higiene y seguridad.

La respuesta del público al principio fue tímida, pero una vez conocidas las medidas de seguridad y el entorno, todo fue mucho más sencillo. En este 2021 el ciclo ha sido un éxito. Un pueblo como el nuestro que casi triplica su población en verano necesita alternativas de ocio seguras ampliando la propuesta cultural ya existente. Pero no sólo nuestros vecinos y visitantes. El público de Segovia y de la sierra Norte de Madrid empieza a tenerlo cada vez en cuenta como un programación potente, segura, cómoda e interesante. Volver a poner cine de verano tal y como muchos recordábamos en nuestros veranos de chavales, ha sido una apuesta personal y creo que un gran acierto que mantendremos como el año pasado durante todo el invierno”, concluye.