Edificio de bloques de San Rafael que presuntamente se encuentra ocupado. / E.R

La ocupación ilegal de viviendas es una realidad con la que muchos vecinos de la localidad de El Espinar llevan conviviendo desde hace tiempo. Chalets en venta, segundas residencias, bloques de pisos deshabitados o casas a medio construir son los objetivos principales de estos colectivos que han fijado su objetivo sobre el término municipal de El Espinar.

Ahora mismo tenemos constancia de que hay un chalet y un bloque entero de pisos ocupados en San Rafael y de al menos otros tres chalets más en Los Ángeles de San Rafael”, explica el alcalde, Javier Figueredo. Las llamadas de los vecinos al Ayuntamiento fueron el motivo principal que llevó a PP, VOX y Cs a llevar al pleno del pasado miércoles una moción en la que pedían “medidas de garantía para la seguridad y la convivencia ciudadana frente a la ocupación ilegal de viviendas”.

Hemos recibido más de 40 llamadas de vecinos asegurando que las casas de sus vecinos han sido ocupadas, que se ven cables enchufados a las farolas y que se está generando malestar entre los vecinos. Tenemos que poner freno a la ocupación ilegal de inmediato”, asegura el edil espinariego.

La única maniobra que pueden ejecutar desde el Consistorio es poner el asunto en manos de la Policía Local y de la Guardia Civil. Cada vez que en el Ayuntamiento se recibe una llamada de este tipo se notifica a las autoridades y “ya han desenchufado los cables en varias ocasiones pero esa no es la solución”.

Me da igual si las casas ocupadas sean de bancos, de particulares o de quien sea, pero no es justo que si una persona ahorra toda la vida y se compra varios inmuebles, se vaya unos días y a la vuelta su casa esté ocupada”, asegura Figueredo, muy molesto por esta problemática.

Otro de los problemas surgido de este asunto son las acusaciones que ha recibido Figueredo por parte de Izquierda Unida, desde donde aseguran que “estamos asistiendo a una campaña impulsada desde algunos medios de comunicación y la ultraderecha con el fin de meter miedo a la población en torno a la ocupación y crear un clima de alarma social, con intereses políticos y económicos detrás”. Respecto a estas acusaciones el alcalde lo tiene claro. “Un concejal que tenga un cargo público no puede hacer apología de un tema tan serio. En nuestro municipio tenemos muchas segundas residencias y no podemos crear un efecto llamada que parece que es lo que están buscando”, explica.

Que “los ocupas de El Espinar están intentado empadronarse en el municipio y el Ayuntamiento no lo permite” es una afirmación poco acertada, según fuentes municipales. En Secretaría han recibido dos peticiones de empadronamiento que no cumplen con los requisitos que se piden a cualquier persona y por ello no han sido aún dados de alta.

El problema surgió con dos vecinos que residen en el edificio presuntamente ocupado de San Rafael. Pero la situación de estas 14 viviendas es muy particular ya que en la actualidad el edifico pertenece al SAREB y sus ocupantes llevan más de un año sin pagar el alquiler al haber quebrado la constructora que era propietaria del inmueble. Los vecinos reconocen esta situación y aseguran que recientemente han llegado al menos dos nuevas familias marroquíes con niños pequeños que serían las que están teniendo problemas con el empadronamiento.