IMG 1173
Juana Borrego, José María Bravo y Virginia Pereda, en la jornada de FEMUR. / C.N

Mujeres de toda la provincia acudieron a la sede de FEMUR en Hontalbilla para retomar la actividad de sus jornadas habituales tras más de un año de parón en cuanto a este tipo de propuestas. Juana Borrego, presidenta de la Federación de la Mujer Rural, mostró su satisfacción al poder volver a acoger a mujeres rurales y compartir una jornada instructiva con ellas.

El de ayer fue un foro muy especial, como explicó Juana Borrego, bajo el paraguas del Ministerio de Agricultura y con el sobre nombre de ‘Rural Power’, porque “el poder está en el mundo rural”, como explicó la presidenta. “Sin el mundo rural no existe el de la ciudad, y las mujeres, en este momento, ya tenemos el apoyo de la ley sobre titularidad compartida”; esta ley ampara a la mujer agricultora y es “un paso más, un apoyo para que se puedan compaginar hombre y mujer para poder trabajar en una misma explotación agraria, con la ayudas que eso supone para la mujer”. Borrego explicó que se están estudiando modificaciones para resolver algunos puntos a mejorar en la ley y en las ayudas que les permiten tener beneficios conjuntamente, tema que entró buena parte de la jornada. 

Otro de los temas que se trataron se enmarca en el emprendimiento de la mujer rural.Queremos ofrecer toda la información a las mujeres sobre las subvenciones y ayudas que pueda haber”, explicó Juana en cuanto al sector agrícola, pero también en referencia al emprendimiento de negocios de otros sectores. Habló de que un paso previo a este es el empoderamiento, “confiar en sí mismas” para lograr emprender.  Ligado a estas posibilidades, Borrego comentó el gran avance que “gracias a la pandemia”, se ha logrado en cuanto a conexiones y redes de nuevas tecnologías. 

Por otro lado, a última hora de la mañana se trató un tema de especial actualidad: la situación de la mujer en las Organizaciones Profesionales Agrarias, cooperativas y su papel en el desarrollo rural. “Vemos que no hay ningún puesto de dirección de mujeres en las OPA,  van entrando en puestos políticos, en empresas, pero nos está costando mucho en temas agrícolas”, comentó. La jornada concluiría con una visita técnica a una empresa del medio rural, concretamente a la nueva tienda de Alimentos de Segovia, ‘Saborea’, ubicada en Cuéllar y proyecto de una mujer joven y emprendedora, Lucía Arranz. 

Para Juana Borrego, cualquiera de estas jornadas que ahora se retoman ponen de manifiesto cuánto queda por hacer en el mundo rural y en múltiples áreas, desde la educación a las comunicaciones terrestres, problemas que siguen siendo “los mismos que hace muchos años”. 

En defensa de lo rural

El vicepresidente de la Diputación de Segovia, José María Bravo Gozalo, fue el invitado a esta jornada. Agradeciendo su presencia, la presidenta de FEMUR destacó de él que siempre ha sido un hombre de gran apoyo en cualquier asunto que la Federación haya querido llevar a cabo; de hecho, Juana Borrego anticipó que será un buen candidato a unos premios que se organizarán por parte de la Federación hacia hombres de apoyo.

Bravo refrendó las palabras de Borrego en cuanto a las problemáticas del mundo rural, y explicó que la base está en la educación. “No nos educan en ser rurales, nos educan en el estudia y vete, en que en el pueblo se sigue quedando el incompetente, el paleto, y eso hay que desterrarlo, porque el mundo rural hay que pensarlo en positivo”.

Recordó que Juana Borrego lleva trabajando en esto más de 30 años, “y siempre se ha pensado en positivo”. Habló de que a pesar del apoyo de las administraciones, en muchas ocasiones se ha quedado en un mero eslogan, lo que ocurre con el lema de ‘España Vaciada’, “cuyo concepto es horroroso porque no estamos vacíos, nos estamos vaciando, que es diferente”, señaló. Bravo defendió que si se quiere ayudar al mundo rural, “está todo creado, hace 800 años se repobló Castilla por segunda vez y fue dando ayudas directas, exenciones fiscales y ayudando con mayúsculas, como hacemos desde las diputaciones”. 

Bravo y Juana estuvieron acompañados en el escenario por Virginia Pereda, Ingeniera Agrícola, y así completaron una jornada llena de formación y fuerza rural.