recogida alimentos
Cruz Roja celebra estos días una campaña de recogida de alimentos en varios comercios de Segovia. /NEREA LLORENTE

La Federación de Mujeres Rurales, Femur, organización pionera y referente en la defensa y promoción de las mujeres rurales, pone en marcha una campaña de ayuda de alimentos no perecederos para personas y familias afectadas por la crisis del coronavirus de la provincia de Segovia.

La iniciativa, que se realiza junto al Banco de Alimentos de Segovia, surge fruto de las sinergias entre ambas entidades y quiere apoyar a las familias de los diferentes municipios rurales afectadas por la crisis sanitaria derivada del Covid-19 y que han sufrido una merma en el conjunto de los ingresos de la unidad familiar. Esta ayuda consiste en facilitar alimentos básicos no perecederos a las familias a través de packs, que variarán en función de las características particulares y del número de miembros de cada unidad familiar.

La presidenta nacional de Femur, Juana Borrego, destaca que desde Femur se apuesta por estas acciones solidarias porque son conscientes de que hay muchas familias rurales que no pueden cubrir sus necesidades básicas. “En el último año en nuestros pueblos hemos visto situaciones familiares muy extremas. Han sido muchos los vecinos, autónomos, emprendedores y empresarios de nuestras localidades que se han visto afectados por expedientes de regulación temporal de empleo, o incluso han sufrido la pérdida de sus puestos de trabajo, disminuyendo así drásticamente sus ingresos mensuales”, matiza Borrego.

Las familias que se encuentren en esta situación de necesidad podrán solicitar esta ayuda a través de la Federación de la Mujer Rural en el teléfono 921 12 30 10 o a través WhatsApp en el 639 88 99 09.

Femur es pionera en la lucha para mejorar la situación de las mujeres rurales. Fue en 1983 cuando dio sus primeros pasos con un grupo de mujeres formando asociaciones, convirtiéndose en la actual Federación Nacional de la Mujer Rural.

Su fundadora y presidenta nacional, Juana Borrego Izquierdo, trabaja para potenciar la plena libertad de la mujer rural, facilitar y promover la solidaridad, luchar por la igualdad laboral, social, política y económica, mejorar su desánimo personal y su situación, defendiendo la formación, capacitación y derechos.

Sus señas de identidad son la formación reglada y no reglada; el centro de formación e inserción laboral; el asesoramiento a mujeres rurales emprendedoras; las actividades sociales, políticas económicas y culturales; defender la igualdad de oportunidades; reconocer el trabajo invisible; ayudar a conciliar la vida familiar, personal y profesional; erradicar la violencia doméstica; luchar contra la pobreza en proyectos de cooperación y la despoblación; defender la falta de servicios del mundo rural; mejorar la educación, salud, Internet; atender y ayudar a nuestros mayores y jóvenes; potenciar el voluntariado y ayudar a tener y mejorar las tecnologías.