Publicidad

El paisaje después de la batalla que se libró el pasado sábado para combatir contra el fuego que asoló la planta que la empresa Fosimpe tiene en el Polígono Nicomedes García de Valverde del Majano es desolador. Las llamas del incendio han acabado con la práctica totalidad de los 5.000 metros cuadrados de la nave de almacenaje de plástico y ha dejado inutilizable la campa  en la que ardia el material  compactado que la empresa empleaba para su tratamiento.

Los bomberos daban por extinguido oficialmente el incendio a  las 5,30 horas de la madrugada del domingo, aunque quedaron algunos retenes de vigilancia para evitar posibles rebrotes del fuego en algunas zonas , según explicó el alcalde de Valverde Javier Lucía en declaraciones a Radio Segovia.

El trabajo de los bomberos y la colaboración de los medios técnicos y humanos del  Servicio Territorial de Medio Ambiente empresarios y voluntarios consiguió evitar una catástrofe mayor, ya que la empresa ha conseguido salvar una buena parte de sus instalaciones, aunque los daños ocasionados por el incendio son de gran magnitud.

El alcalde no quiso precisar la cuantía de los daños, aunque indicó que al menos un tercio de las instalaciones se han salvado de las llamas porque “los bomberos tuvieron muy claro desde el principio la necesidad de perimetrar el fuego para evitar que llegara no solo al resto de las instalaciones, sino también a las naves colindantes.

Asimismo, subrayó la importancia de la colaboración de los empresarios y voluntarios de la zona, que en coordinación con los profesionales hicieron causa común con la extinción del incendio. “Todo el mundo quiso echar una mano, y rápidamente aparecieron carretillas, grúas, mangueras y medios técnicos –explicó el alcalde- en una iniciativa que no se puede calificar de otra manera que de ejemplar”.

El Servicio de Emergencias de Castilla y León 1-1-2 confirmó que no se requirió de asistencia sanitaria más que para atender a uno de los bomberos que estaban trabajando en la extinción del fuego, que sufrió un leve golpe de calor debido a las altas temperaturas.