Los congresistas, llegados de todos los rincones del mundo, participaron en el Real Sitio de San Ildefonso, de ponencias y actividades al aire libre.
Los congresistas, llegados de todos los rincones del mundo, participaron en el Real Sitio de San Ildefonso, de ponencias y actividades al aire libre. / RUBÉN COLMENERO
Publicidad

En España cuando se habla de turismo de aventura suele asociarse con una subida de adrenalina y experiencias, a veces extremas, en la naturaleza, como tirolinas, quads, gimkanas y actividades similares. Sin embargo, en el resto del mundo suele considerarse un mayor contacto con la naturaleza, una relación más directa. Expediciones e inmersiones tranquilas en la naturaleza son el nuevo concepto ‘slow adventure’, que empieza a sonar también en España.

El congreso internacional de aventura se celebra cada año y medio, aproximadamente, y esta vez fue el turno de España, donde eligieron al Real Sitio como anfitrión para llevar a cabo este congreso, tras las sedes de Irlanda, Escocia o Noruega, que fueron las últimas en acogerlo.

Así, hasta el Real Sitio, llegaron expertos de todos los rincones del mundo, como Sudáfrica, Nueva Zelanda, Norteamérica, Inglaterra y Países Nórdicos, en su gran mayoría. Junto a ellos, la asociación de Investigación de Turismo de Aventura (cuyas siglas en inglés son ATRA) y la Red Estatal de Educación Física en la Naturaleza (REEFNAT). “La clave ha sido el CENEAM (Centro Nacional de Educación Ambiental)”, reconoce uno de los organizadores, el profesor de la Universidad de Valladolid (UVA) Darío Pérez, quien desvela que el CENEAM ha sido el “engranaje clave” para llevarlo a cabo.

Durante las mañanas, los congresistas se dedicaron a exponer sus trabajos, realizar ponencias e intercambiar ideas en distintas sedes como el Ayuntamiento granjeño o el mismo CENEAM. Y ya por la tarde realizaban las actividades prácticas, como fueron hacer ‘baños de bosque’ o correr por la zona. “Con los baños de bosque de lo que se trata es de desconectar”, explica Darío Pérez, para añadir después que “en una ciudad puedes salir a dar un paseo, pero esto es distinto, se trata de hacerlo de manera consciente, utilizando ciertas técnicas” para así desconectar de manera real.

Slow adventure

Por otro lado, también han realizado carreras por los montes de Valsaín, no competitivas, en las que “en vez de pasear con un guía que explique”, relataba Pérez, “hemos corrido por el monte contando historias, como las trincheras de la Guerra Civil, y contando diferentes anécdotas”. De lo que se trataba, en definitiva era de utilizar la naturaleza para su propio bien, cuidándola, precisamente en unos días en que Parque Nacionales, organismo que gestiona la Sierra de Guadarrama, está a punto de aprobar un restrictivo Plan Regulador de Usos y Gestión (PRUG) para su protección. Un Plan que limita incluso los paseos o baños en dicho entorno natural para protegerlos del factor humano.
Sin embargo, Parques Nacionales ha colaborado en el desarrollo de dicho congreso porque, según asegura Darío Pérez, “este congreso es un ejemplo de llevar a cabo actividades sostenibles en un entorno protegido”.

También han colaborado en el desarrollo de este congreso internacional, el Ayuntamiento del Real Sitio, empresas locales relacionadas con el sector del turismo y la naturaleza pero enfocadas a turismo internacional, la Universidad de Valladolid o la Federación de Montaña de Castilla y León.