Instantes de la subasta de piezas, previa a los conciertos locales.

Los arroyanos celebraron la primera edición del Rock&Pork y el balance ha sido más que positivo. Matanza popular por la mañana, comida entre vecinos, subasta de las piezas y conciertos de rock de los grupos locales reunieron a decenas de personas en la localidad, concretamente en su salón multiusos. Sixty Nine Souls y Red Pontiac pusieron la nota “rockera” a una tarde en la que hubo todo tipo de público presente, también de localidades contiguas.

La propuesta, que se estrenaba este año gracias a los jóvenes del municipio y el Ayuntamiento, ha sentado las bases para su continuidad dada la afluencia de público y el buen sabor de boca que ha dejado entre una vecindad que no deja de hacer propuestas y dar movimiento a su municipio.