Samuel Alonso, alcalde del Real Sitio. /KAMARERO
Publicidad

Al igual que el resto de la provincia, el Real Sitio de San Ildefonso vive y afronta la crisis sanitaria del coronavirus con incertidumbre y miedo por un posible contagio masivo de la población. Como todos los alcaldes, el regidor granjeño, Samuel Alonso, está preocupado por una situación excepcional que nadie esperaba, pero ha llegado y ante eso las administraciones, también las locales, deben garantizar la seguridad de todos sus vecinos.

Samuel Alonso afirmaba esta semana que “estamos viviendo una situación complicada” y consideraba, en base de las informaciones de los expertos sanitarios, “que estamos entrando en los peores días”. Por todo ello, desde el primer día de la crisis, el Ayuntamiento trabaja en coordinación con el resto de administraciones y ha emitido varios bandos, informando a los vecinos sobre las medidas establecidas tras la declaración del Estado de Alarma por parte del Gobierno central.

Los vecinos de La Granja, tal y como explica su alcalde, “en su mayoría, están cumpliendo con las medidas impuestas”. Los primeros días de la crisis, con la llegada de  ciudadanos, sobre todo de la Comunidad de Madrid, que tienen segunda residencia en el Real Sitio, la localidad se vio saturada con personas por las calles como si se tratara de días de fiesta. La concienciación sobre la pandemia que ha llegado también a España y sobre la necesidad y obligación de cumplir las medidas establecidas por el Gobierno han cambiado en los últimos días la imagen de la localidad, con calles vacías y balcones llenos todos los días a las ocho de la tarde.

Samuel Alonso declina hacer manifestaciones sobre los vecinos que hayan podido contagiarse del Covid-19, y huyendo de la “rumorología”, afirma que esos datos corresponden a las autoridades sanitarias. Lo que sí quiere es mantener la esperanza de que  esta “pesadilla”, “espero que pase lo más rápido posible”.