Un momento del emotivo acto celebrado en la residencia de mayores. /E.A.
Publicidad

Toda la comarca de Sacramenia, con sus instituciones al frente, se ha unido para mostrar gratitud y reconocimiento al esfuerzo impagable y a la lucha sin descanso que han venido realizando durante los últimos meses todo el equipo de trabajadores de la Residencia de Mayores de Sacramenia.

El viernes tuvo lugar un sencillo acto en la puerta del centro, respetando evidentemente todas las medidas de seguridad. A continuación se celebró un acto religioso en la iglesia parroquial de la localidad, en recuerdo de todas las personas fallecidas en la comarca víctimas del virus o por otras causas.

El pueblo agradece que el personal de la residencia se haya esforzado en cuidar a los mayores, y que hayan sido valientes, acudiendo a su trabajo, sabiendo el riesgo que asumían, y poniendo el servicio a los demás, y especialmente a los mayores, por encima de su interés y sabiendo además el riesgo que corrían tanto ellos como sus familiares.

También se dio las gracias por la gran labor que han realizado de forma coordinada la dirección de la residencia, el personal médico de Sacramenia, el centro de saludos, Guardia Civil, Diputación de Segovia, Gerencia de Servicios Sociales, UME y todas las personas y empresas que de forma altruista han aportado su trabajo, su dinero, y materiales para ayudar a superar esta situación.

Mención especial se dio a Fuencisla Quintana, enfermera del Sacyl, y vecina de Sacramenia; Eva Herrero, enfermera, y que junto con Juan Carlos Rodríguez, el médico de Sacramenia, han apoyado en los momentos más difíciles de esta situación y especialmente el haber podido realizar los test a todos los residentes y trabajadores en el mes de marzo, cuando era muy difícil conseguir la realización de los mismos, y que ha sido de gran ayuda para erradicar la enfermedad y salvaguardar la salud de los residentes y trabajadores de la residencia de Sacramenia, y por extensión del resto de los vecinos.

Asistieron la corporación municipal y la dirección de la residencia, acompañados por el vicepresidente de la Diputación, José María Bravo, el diputado de Acción Territorial, Basilio del Olmo, y el sargento de la Guardia Civil del puesto de la localidad.