Uno de los emprendedores que participó en la feria, durante su intervención. / EL ADELANTADO
Publicidad

Escuelas Campesinas de Segovia promueve una economía solidaria en su primer Mercado Social. La segunda edición del programa ‘Gente y Tierra’ financiado por la convocatoria anual del IRPF de 2018 del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social presentó el pasado sábado su primer encuentro de emprendedores que con sus oficios y saberes desarrollan su actividad siguiendo los principios de la economía solidaria. Utilizan su modo de vida para mejorar el entorno, favorecer la calidad de vida de las personas y activar las relaciones sociales y colaborativas de los pueblos.

La jornada se inició con la presentación de siete profesionales modelo de la ganadería, agricultura, turismo, productos forestales y servicios a las personas. Empezó Rosa Arranz, presidenta de Ismur, pero también criadora de ganado porcino, que destacó la labor de la familia como el mejor transmisor de los conocimientos y técnicas ancestrales para el desarrollo social y económico de la sociedad. Junto a ella, Rafael de Frutos, ganadero de vacas en extensivo, analizó las dificultades de mantener el modelo de ganadería extensiva hoy en día y la necesidad de corregir errores que hasta el momento dificultan la pervivencia de una ganadería de calidad, respetuosa con el medio ambiente y la salud de las personas y los animales.

En el ámbito de la agricultura, presentaron sus técnicas Fernando de la Fuente y Rafael de Frutos, que después de más de quince años practicando una agricultura ecológica siguen pensando que es la opción más rentable, teniendo en cuenta no sólo el rendimiento económico de un año, pero sí al contar y poner en valor la vida.

David Martín, socio fundador de Tenada del Monte, un modelo diferente y pionero en disfrutar de la naturaleza a través de experiencias educativas, descubrió oficios y saberes tradicionales que a través de su trabajo de investigación son potenciales recursos que en la provincia se olvidaron después de ser grandes productores, el caso del lino o cáñamo, por ejemplo, posibles sustitutos del plástico. También Raúl Diez, resinero desde hace ya cuatro años, expuso el potencial de este producto para algunos ámbitos de Tierra de Pinares. Con José Juan Velázquez, presidente de Eknomator, se analizaron las necesidades de la población rural para la cual está ideada su negocio que facilita una compra muy económica y su entrega en muchos de los municipios de la provincia. Con ellos, alrededor de treinta personas, trabajaron en los diferentes talleres organizados por encontrar nuevos modelos de inclusión social en estos ámbitos, apuntando la necesidad de crear redes de participación en la gestión y organización de la producción o las actividades, así como el acortar las distancias entre el productor y el consumidor.

os talleres, también se pudo disfrutar de la degustación de algunos productos de la tierra que varios agricultores locales presentaron junto a sus iniciativas agroecológicas y dentro del ámbito artesanal y de servicios destacaron varios expositores, algunos vecinos de Segovia, como los fundadores de la Escuelita de Chavida, el grupo Tamanka, que consigue a través de representaciones en la naturaleza educar en valores y recuperara saberes ancestrales. También vecinos, pero del otro lado de la Sierra asistieron, Misión Reciclar con sus impresionantes diseños elaborados con restos de cámaras de tractor o bicicleta y la Artesanía del Nordeste.