Porcesión en honor a Santa María la Nueva en Escarabajosa de Cuéllar. / c.n
Publicidad

El barrio de Escarabajosa de Cuéllar inició el viernes sus fiestas con actividades para los más pequeños y música en una animada velada, pero fue ayer, cuando tuvo lugar el palto fuerte de todas las celebraciones, la procesión. Al mediodía, la iglesia de Santa María La Nueva acogió la misa que precedió a la procesión, con la imagen de la Virgen adornada con flores y rodeada de decenas de vecinos. Del barrio y de Cuéllar, los devotos honraron a la Virgen de Santa María La Nueva con jotas interpretadas por el grupo de dulzainas Castilviejo.

A la procesión se siguió, como es costumbre, el refresco popular, que sirve para pasar un rato muy agradable entre los vecinos que se desplazan hasta el barrio esos días, así como los que habitan allí.

más actividades Todavía quedaban actividades para la tarde: hinchables acuáticos para los niños hicieron del sábado otro gran día festivo. Seguidamente, el mago Héctor Sansegundo realizó un taller de magia y una actuación que dejó boquiabiertos a los presentes. La discomovida animó la noche que da paso a la misa de difuntos de hoy, el refresco popular y el tradicional juego de los botijos, que se celebrará a las 13.15 horas. Por la tarde, Maricastaña teatro cerrará las fiestas.