Publicidad

Con el fin de recorrer todo el perímetro de la geografía provincial en bicicleta de montaña, un grupo de aficionados ha diseñado una serie de rutas con las que disfrutar, y además elaborar una guía que pueda servir de orientación a otros aficionados.

La idea ha partido de un grupo de amigos de diversas localidades de la provincia como Revenga, Palazuelos de Eresma, Carbonero el Mayor, Navalmanzano y la capital. Todos tienen como afición común el practicar el ciclismo de montaña. Han creado un equipo no competitivo que sobre todo quieren conocer mejor la provincia, respetando los caminos y sendas que marcan el trazado de los límites provinciales.

El grupo se ha bautizado con el nombre de Aleonardos Bike, tomando como referencia una zona de la Sierra de Guadarrama situada en el cruce de caminos entre el de Santiago y el del Puerto de la Fuenfría. “Un día, pedaleando juntos, decidimos que sería buena idea recorrer la provincia de Segovia, disfrutando de un deporte que nos apasiona”, asegura Julián García, uno de los promotores.

“Ideamos una ruta dividida en siete etapas, adaptadas en kilómetros y dureza al estado físico de los integrantes del grupo, para poder hacer en cada una de ellas aproximadamente 60 ó 70 kilómetros”. En total, el recorrido final será de unos 450 kilómetros.

Después de realizar cada ruta, los integrantes disfrutan de una comida conjunta donde intercambian impresiones, y anotan experiencias y lo típico de cada lugar para que pueda servir de guía a otros aficionados.

Tras terminar cada etapa, regresan al comienzo de la salida con una furgoneta para volver a casa.

La experiencia la comenzaron el pasado 17 de marzo con una primera etapa de 68 kilómetros que arrancó en el punto kilométrico 34 de la Cañada Real Soriana Occidental, situado en el término municipal de Revenga. A lo largo de toda la falda de Guadarrama, los ciclistas recorrieron la ruta hasta Santo Tome del Puerto.

La segunda etapa la realizarán este próximo sábado. Por delante tendrán 64 kilómetros entre Riaza, por la ermita de Hontanares, y continuando por el Mirador de las Piedras Llanas para adentrarse en los pueblos rojos y negros: Martín Muñoz de Ayllón, Becerril, Serracín, El Muyo y Madriguera, entre otros, hasta llegar a Ayllón. Así hasta la séptima y última etapa que termiará en Revenga.