El fin de semana taurino de Cuéllar se abrió con la emoción y el riesgo de una exhibición de cortes, saltos y quiebros a cargo de algunos de los recortadores más destacados del panorama nacional. El espectáculo matinal, que con todos los respetos del mundo podría ser considerado como la versión reguetonera de la tauromaquia, cubrió las expectativas con un comprometido grupo de jóvenes valientes, que pusieron al público en pie como fue el caso de las actuaciones de David Ramírez ‘El Peque’, con quiebros de rodillas y ajustados a tablas, o Paquito Murillo, con saltos en terrenos nada propicios.

El anillo cuellarano saltaron cuatro astados de la ganadería del rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, bien presentados y de buen juego en líneas generales. Fue el que salió en cuarto lugar, el de la sección de saltos el que puso más aprietos a los reclutadores al echar la cara arriba, prendiendo en la puerta de a portagoyola a Rafa Espada. La torería la puso Eusebio Sacristán ‘Use’ y Jonathan EstabáñezEl Peta‘ y la celebración a lo CR7 fue cosa de Jorge Gómez. Destacó también el cabezolano Cristian Cortijo al corte puro, así como Javier Manso ‘Balotelli’.

En el apartado de participantes locales, intervinieron Héctor Cabano, Cristian Rubio, Luis Tejero y Francisco de la Calle. Cerró la mañana un novillo de La Palmosilla para las jóvenes promesas locales: Samuel Herranz, Asier Bermejo, Miguel de Blas, Marcos Cano y José Luis Bayón.

Galería