El Resucitado llevó la alegría pascual a las calles

Las procesiones del encuentro se sucedieron a lo largo y ancho de la geografía provincial, con gran seguimiento de los fieles

Entrada la mañana del Domingo de Resurrección, a lo largo y ancho de toda la provincia se sucedieron las procesiones “del Encuentro”, así llamadas porque en ellas se representa el encuentro entre la Virgen María y su hijo Jesús, después de que las imágenes de ambos hayan realizado itinerarios distintos por las calles del pueblo.

En Sepúlveda, el instante culminante se produce cuando se encuentran en la Plaza de España las imágenes de Cristo Resucitado y de la Virgen de las Alegrías. Y desde ese instante, la imagen de Cristo Resucitado es llevada “bailando”. ¿Y cómo es así?. Los portadores de las andas las hacen subir y bajar rítmicamente, flexionando las rodillas, dando así la sensación de que, efectivamente, la talla “baila”. Dicen los sepulvedanos de mayor edad que si la capa de Cristo Resucitado se mueve mucho en la procesión es presagio de que en agosto habrá buenas fiestas de toros…

En Cantimpalos, según informa Lourdes Matarranz, cuando se produjo el encuentro en la Plaza Mayor de las dos imágenes, las campanas repicaron a gloria, en medio del entusiasmo de los congregados. En este pueblo, corresponde a las mayordomas de la cofradía de las Cinco Yagas llevar a los hombros a la Virgen, mientras sus hijos hacen lo propio con el Resucitado.