El Real Sitio impulsa su declaración como Reserva de la Biosfera

La localidad desarrollará la próxima semana numerosas actividades divulgativas, que se iniciaron ayer con la inauguración de la muestra “San Ildefonso. Un sitio Real en la Biosfera”.

0

El Real Sitio de San Ildefonso ha iniciado el proceso para ser declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera. Actualmente, un equipo multidisciplinar de profesionales del Ayuntamiento elabora el expediente con el contenido necesario para conseguir el reconocimiento. Uno de los puntos más importantes que el expediente subraya es la implicación ciudadana. Por ello, el Ayuntamiento de La Granja inauguró ayer la exposición “San Ildefonso. Un sitio Real en la Biosfera” en el centro cultural Canónigos, que pretende mostrar a los granjeños qué es una Reserva de la Biosfera y qué beneficios puede reportar a la localidad.

La propuesta que presenta La Granja abarca el territorio del término municipal del Real Sitio de San Ildefonso, es decir, aproximadamente 15.000 hectáreas del municipio, y en su zonificación será coincidente con el espacio aprobado en el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de la Sierra del Guadarrama para La Granja.

La declaración de una nueva Reserva de la Biosfera es promovida por el Gobierno del país en el que se encuentra, a través del correspondiente Comité Nacional, así que el siguiente paso consistirá en elevar la propuesta al mismo, bien directamente por la Junta de Castilla y León, o bien auspiciado por ella. El Consejo Internacional de Coordinación (CIC) del Comité Nacional estudiará la propuesta y la aprobará en función de una serie de criterios o requisitos. En el mundo existen más de 500 Reservas de la Biosfera. España cuenta con 40, ocho de ellas situadas en Castilla y León. En el caso de que prosperase la candidatura de La Granja, el Real Sitio será la primera Reserva de la provincia de Segovia.

El alcalde de La Granja, José Luis Vázquez, explicó durante la presentación de la exposición que el Real Sitio de San Ildefonso “busca este reconocimiento, convencidos de cumplir con los criterios generales exigidos para ser declarados Reserva de la Biosfera, no sólo en términos de superficie, normativa urbanística y de gestión que preserva el modelo, sino que cuenta con un mosaico de sistemas ecológicos representativos y con una serie de forma de intervención humana”.

El alcalde estuvo acompañado en la apertura de la muestra por varios concejales de la corporación granjeña, y autoridades locales y provinciales. Entre ellos, se encontraba José María Ballester, embajador de la candidatura granjeña. Ballester expresó su convicción de que la presentación de La Granja al reconocimiento como Reserva de la Biosfera “es muy oportuna y tiene todas las posibilidades de seguir adelante”. A su juicio, esa declaración puede tener un triple efecto: de reconocimiento, de protección y de detonador, “ya que lanzará y revitalizará la dinámica que ya se ha comprobado en el Real Sitio de San Ildefonso”.

Mantener la biodiversidad

La UNESCO inició al principio de los años 70 el proyecto “El Hombre y la Biosfera”, que fomenta la conciliación de la mentalidad y del uso de los recursos naturales con el objetivo de reducir la pérdida de la biodiversidad de manera sostenible, lo que supone abarcar los aspectos sociales, medioambientales y económicos de la sociedad.

Uno de los ejes de acción de este proyecto es la creación de una red de Reservas de la Biosfera que promocione áreas geográficas sostenibles representativas de los diferentes hábitats del planeta, preservando así espacios que reúnen las condiciones adecuadas para que las especies puedan resistir y reproducirse, perpetuando su presencia. Estas reservas contribuyen a compartir conocimientos, intercambiar elementos de experiencias y son también el marco de investigaciones y vigilancia, actividades educativas y de formación que contribuyen, según la UNESCO, a la emergencia de “economía de calidad” y a la prevención de conflictos.

Esta selección de áreas geográficas abarca ecosistemas tanto terrestres como marítimos y tienen un reconocimiento internacional, pero permanecen bajo la total soberanía de sus respectivos países.

En España las Reservas de la Biosfera conforman un variado y representativo mosaico de ecosistemas y de relaciones del hombre con su medio. Además de suponer un importante aporte a la práctica de la conservación, han promovido el desarrollo sostenible de las zonas que gozan de esa calificación, permitiendo o potenciando vías de desarrollo económico de sus pobladores, protegiendo los usos tradicionales.