El PSOE no ve ‘criterios objetivos’ en el reparto de fondos para la provincia

Plan Extraordinario. Los diputados provinciales populares sacaron adelante un proyecto que conllevará una inversión de siete millones en 163 pueblos.

Los diputados provinciales del PSOE votaron ayer en contra del “Plan Extraordinario de Obras de Interés Municipal” de la Diputación —aprobado gracias al apoyo de los populares—, argumentando que la propuesta presentada por el Partido Popular para repartir siete millones de euros entre 163 pueblos de la provincia “no se ha realizado siguiendo criterios objetivos”, según defendió el portavoz de los socialistas, Juan José Sanz Vicente. “La discrecionalidad vuelve a ser el denominador común en el reparto de fondos de la Diputación”, lamentó.

En respuesta a la tesis de la oposición, el portavoz de los populares y alcalde de Cantalejo, José Antonio Sanz Martín, insistió en que el ‘Plan Extraordinario’ nace “con la pretensión de atender a todos” los municipios de la provincia, para continuar diciendo que la totalidad de los que han solicitado el mínimo, en un abanico que va de 15.000 a 30.000 euros, verán atendida su petición. Sanz Martín agregó que otro criterio tenido en cuenta ha sido el de la urgencia de las obras, con el ánimo de ayudar a los municipios que tienen necesidades más imperiosas.

La discrepancia entre el PP y el PSOE no quedó ceñida a los criterios utilizados para la asignación de las subvenciones, ya que la oposición criticó no haber recibido con antelación al pleno de ayer la relación de los municipios que se beneficiarían del ‘Plan Extraordinario’. En ese sentido, desde el PP se indicó que el compromiso adquirido con la oposición se limitaba a entregar las bases de la convocatoria antes de su publicación.

Una tercera controversia fue la relativa al plazo para la realización de las obras, que deberán estar ejecutadas antes del 30 de diciembre de 2010. Mientras que desde la oposición se consideraba “excesivo” tal plazo, defendiendo que podría haberse establecido en el próximo verano, el PP mantuvo, en palabras de Sanz Martín, que “no tiene sentido congregar en el mismo tiempo” los diferentes planes de obras estatales, regionales y provinciales. El presidente de la Diputación, Javier Santamaría, advirtió del riesgo de “colapsar” a las cuadrillas de trabajadores en caso de coincidir temporalmente los diversos planes.

El ‘Plan Extraordinario de Obras de Interés Municipal’ supondrá una inversión de siete millones de euros, de los que la Diputación aportará el 70% por ciento y los ayuntamientos beneficiarios el 30% restante (el listado íntegro se adjunta en la página 8). La contratación de estas obras (principalmente pavimentaciones, aunque también se han aprobado inversiones en instalaciones deportivas, cementerios y relativas a abastecimientos), deberá realizarse por las entidades beneficiarias en el plazo de cuatro meses desde el anuncio de la aprobación del Plan.

El pleno aprobó un ‘Plan Complementario’ de obras de reserva a financiar con los remanentes que se produzcan por bajas en la licitación o por anulación de obras.