El Niño de la Bola abrirá las procesiones del año en la villa

El miércoles, Día de Año Nuevo, la imagen del Niño de la Bola recorrerá las calles del casco histórico del municipio en la primera de las procesiones del año y lo hará de nuevo el Día de Reyes.

16

La imagen del Niño de la Bola recorrerá un año más las calles del casco histórico de la villa el próximo miércoles 1 de enero, Día de Navidad, y lo hará de nuevo el 6 de enero, Día de Reyes. Así su procesión es la encargada de abrir las del año en el municipio.

Los actos en torno a la imagen del Niño de la Bola comenzarán el día 1 de enero, Año Nuevo, con la misa que tendrá lugar en la iglesia de San Miguel a las 12.30 horas.

Ya por la tarde a las 17.00 horas la procesión partirá de la iglesia de San Miguel hacia la de San Esteban al son de la dulzaina y el tamboril. Ascenderá portada en andas por la calle Colegio, el Mercado del Pan y la calle Palacio hasta el templo de San Esteban donde se llevarán a cabo las tradicionales oraciones y el canto del villancico del Niño de la Bola. Desde allí la procesión continuará por las calles Duque de Alburquerque y Morería para volver a la iglesia de San Miguel.

La procesión y la misa se repetirán el 6 de enero, día de Reyes.

Tras la procesión se ofrecerá también un refresco en el Centro Parroquial.

El historiador, Juan Carlos Llorente señala que “el culto al Niño Jesús de Praga (Niño de la Bola), fue introducido en España por las familias de los monarcas “Austrias” en el siglo XVII”. En ese período indica que ya no había judaizantes, lo que contradice a quienes apuntan una raíz judía ene ta tradición, “es más, para ser de la cofradía había que ser de ascendencia de “cristianos viejos” que no tuvieran ni la más mínima sospecha de descender de judíos”, afirma Llorente. El barrio cercano de la Judería, estaba amurallado y cerrado con puertas que desaparecieron con su expulsión en el siglo XV; los espacios y barrio de San Esteban no tenían nada que ver con el citado barrio judío, apunta. El día de Reyes celebra la Iglesia la Epifanía de Jesús, que significa la “Presentación” al mundo representado por los Reyes Magos, concluye el historiador.