El municipio mejora la captación de agua del río Peces

La actuación permitirá solucionar algunos problemas en la calidad del suministro En total se han invertido en la cubeta 14.000 euros

3

El Ayuntamiento de Navas de Riofrío ha concluido durante este año tres intervenciones importantes para mejorar la calidad de agua potable. “El objetivo de las mismas era subsanar algunos problemas, que hacían que por diversas causas la calidad no era deseable y era necesario recurrir a otra captación extraordinaria”, explica la técnico de Medio Ambiente del la Mancomunidad de la Mujer Muerta, Rita Rodríguez. La actuación se suma al conjunto de medidas e intervenciones que viene realizando el municipio para garantizar el abastecimiento y la calidad del mismo.

Las obras realizadas se han centrado en la captación de agua del río Peces, donde se ha procedido durante este año, con los correspondientes permisos de la Confederación Hidrográfica del Duero, a tres intervenciones importantes: la renovación de la base y de las paredes de contención de la captación mediante capa de hormigón (proyecto elaborado por el arquitecto municipal, Hermes Serrano); el vallado externo de la captación; y la subida del punto de captación. Unos trabajos que han contado con un presupuesto de 14.000 euros. Hay que subrayar, que la captación del río Peces lleva el agua a la presa, “pero en invierno el agua de la captación va directo al depósito de la ETAP sin pasar por la presa porque es más limpia”, indica Rita Rodríguez.

La primera intervención que se hizo fue el cerramiento externo que da acceso a la captación, para cumplir de forma inmediata con las normas sanitarias. Posteriormente, se subió el punto de captación de la presa del Río Peces. “Esta era una causa importante por la que había una deficiente calidad en el suministro de agua: la altura de la toma de agua en el embalse del río Peces estaba muy baja y ocasionaba problemas de captación de fangos, gran turbidez, carga orgánica, etc.”, precisa Rodríguez. Con la intervención, “lo que se ha hecho es instalar una toma flotante a un metro de la superficie, que si bien no solucionará todos los problemas biológicos y químicos que se ocasionan en verano por las condiciones climáticas en un embalse tan pequeño, al menos sí retrasará la toma de agua de la captación extraordinaria de Puente Alta que resulta más costoso, como ha sucedido este último verano”, explica la técnico.

Por último, se ha renovado la capa de hormigón de la captación, “una obra que databa de los años 60, por tanto hacía más de 40 años que no había sido hecha ninguna remodelación ni mantenimiento del cauce, lo que traía problemas por la erosión de los márgenes y el continuo acumulo de fango y arenas”. Para la alcaldesa, Pilar Reques “eran obras que necesitábamos hacer desde hace tiempo y ahora que hemos concluido estas pequeñas intervenciones, esperamos haber mejorado en gran medida la calidad de agua del municipio”.