El Espinar pide a Fomento que agilice el proyecto de la variante de San Rafael

El último atropello a un niño ha generado de nuevo una gran preocupación entre los vecinos que han iniciado una recogida de firmas.

7

El último atropello a un niño hace unos días en la travesía de la N-VI (Madrid-A Coruña) en San Rafael ha reabierto de nuevo la polémica y la preocupación en el municipio, en relación a un proyecto anunciado y olvidado por las administraciones, como es el de la variante de San Rafael. El pleno municipal de El Espinar de la semana pasada aprobó una moción institucional acordada por todos los grupos políticos, por la que se reclama al Ministerio de Fomento que agilice la puesta en marcha de la variante de San Rafael. El alcalde de El Espinar, Francisco Jorge explicaba a esta Redacción que el Ayuntamiento pide “la entrada en vigor del proyecto”. “Asimismo, —continuó— demandamos que se incrementen las medidas de seguridad en la travesía hasta que entre en funcionamiento la variante, y que dentro de esas medidas, se dé prioridad a los peatones sobre los vehículos”. En este sentido, Francisco Jorge recuerda que existe un proyecto de mejora de la travesía que incluye esas medidas de seguridad, previsto para el año 2013, pero que no se ha ejecutado.

La moción conjunta aprobada por el pleno municipal también establece la petición al Gobierno de que en los próximos Presupuestos del año 2015, se tenga en cuenta el proyecto de la variante de San Rafael y se dote de una partida económica.

Las últimas noticias que se tienen por parte de las administraciones en cuanto a la variante de San Rafael, se remontan a marzo de 2013, cuando el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente formulaba la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable para la mencionada variante.

Según informaba entonces la Subdelegación del Gobierno, “la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento promueve el proyecto de construcción de una variante que sirva de alternativa al tráfico que pasa por el núcleo urbano de San Rafael. Actualmente este tramo atraviesa esta población a lo largo de cerca de dos kilómetros, y soporta un intenso tráfico y un elevado porcentaje de vehículos pesados”. Los últimos datos oficiales reflejan que al día pasan por la zona 11.902 vehículos, de los que 1.666 son camiones (14,01 por ciento), una cantidad elevada a pesar de que con la crisis ha disminuido su tránsito, pero con el precio del peaje muchos deciden cruzar el Alto del León para ahorrarse unos euros en el peaje de la autopista alternativa.

La alternativa seleccionada para la variante de San Rafael, que se recordaba de nuevo por las administraciones en 2013, aunque ya se hablaba de la misma desde el año 2006, era la recomendada por la Dirección General de Carreteras como la más favorable, la denominada A-5. Utilizaría la autopista AP-6 como variante libre de San Rafael, construyendo dos enlaces de conexión de la N-VI con la AP-6, en sus puntos kilométricos 57 y 66. La alternativa propuesta tiene una longitud total de 10,3 kilómetros.

movimiento vecinal La situación de olvido que denuncia el municipio en relación a este proyecto de variante, ha provocado preocupación e indignación entre los vecinos, y en las últimas semanas se ha iniciado una recogida de firmas (ya suman 1.400) para exigir la variante. Los vecinos se han movilizado en las redes sociales y están estudiando la posibilidad de organizar concentraciones en la Plaza de Castilla de San Rafael todos los viernes. Entre otras cuestiones, piden cámaras de vigilancia para denunciar los “abusos” de los vehículos en los pasos de cebra, cuando los semáforos están en ámbar.

Los vecinos de San Rafael manifiestan que les es imprescindible cruzar la carretera N-VI de manera continua, al ubicarse comercios en ambos lados, y únicamente existe un paso subterráneo desplazado del centro del núcleo, para 2,5 kilómetros de longitud de la travesía.

Las demandas institucionales y vecinales seguirán en las próximas semanas, con la confianza puesta en una rápida respuesta de las administraciones a un problema permanente en San Rafael.