El comedor social ya es una realidad

La localidad inauguró ayer una infraestructura demandada desde hace años.

D espués de años reivindicando la construcción de un pabellón que, entre otros, pudiera tener el uso de comedor social para dar servicio a los hijos de los jóvenes padres de Ortigosa del Monte, se puede decir que ya es una realidad, ya que después de más de una década de espera, ya está en funcionamiento desde el comienzo del presente año.

La corporación municipal y la asociación Procomedor inauguraron ayer la tan deseada infraestructura, que facilitará la conciliación de la vida laboral y familiar de los padres que lo necesiten.

Al acto acudió una más que notable cantidad de público, contando con la presencia del delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Javier López-Escobar. El alcalde, Juan Carlos Cabrejas, agradeció su asistencia, “ya que aunque la administración autonómica no ha podido colaborar financieramente en la ejecución de la obra, hay que señalar que entendió desde el primer momento la necesidad de la petición planteada por los ciudadanos y facilitó en todo momento la desafectación del suelo municipal del uso escolar para que fuera posible la construcción”.

Tanto el suelo como la edificación son de exclusiva titularidad municipal. El Ayuntamiento ha asumido todo el coste, junto con la colaboración de la citada asociación, que ha hecho un esfuerzo extraordinario para recaudar dinero que ha puesto a disposición del Consistorio, al tiempo que se ha comprometido a seguir trabajando para obtener fondos que ayuden a financiar cualquier necesidad de los niños del pueblo. “Una vez más se demuestra que las mujeres son un soporte fundamental de nuestra sociedad, —manifestó Cabrejas—, pues son ellas las que más se han esforzado en lo que hoy es una realidad. Los que temporalmente ostentamos la responsabilidad en las administraciones debemos recoger las necesidades de los ciudadanos, canalizarlas y llevarlas a cabo”.

Este es un claro ejemplo de simbiosis entre administración y contribuyentes. El reto ahora es mantener el servicio y sacarle el máximo rendimiento al edificio, para lo cual el Ayuntamiento y la asociación Procomedor —que tiene cedido el uso— están dispuestos a que pueda ser utilizada para cualquier actividad que beneficie a los niños.

El alcalde señaló que en un pueblo con tantos niños es imprescindible la ampliación del colegio, que confía afronte en breve la Junta. La construcción ha sido llevada a cabo en un tiempo récord por Prehorquisa.