El colegio Arcipreste de Hita reanudó ayer las clases con normalidad

Los más de 400 alumnos que acoge este centro regresaron a su escuela, después de que concluyeran los trabajos de reparación del desplome de parte del techo de un aula.

2

El colegio Arcipreste de Hita de El Espinar reanudó ayer las clases con normalidad, después de que concluyeran los trabajos de reparación del aula en la que se desplomó parte del techo la semana pasada. El director del centro, Antonio López, confirmó a esta redacción el regreso de los más de 400 escolares que alberga este colegio, que únicamente han perdido un día de clase, el viernes pasado.

El derrumbe se produjo hace dos fines de semana. Después de un análisis pormenorizado de todas las aulas y espacios del centro educativo, se acordó suspender las las clases el viernes pasado, “por ser incompatible con la realización de los trabajos de mejora”, que comenzaron a ejecutarse a cabo el jueves por la noche.

El sábado por la tarde ya habían concluido las obras de mejora, por lo que se decidió la reanudación de las clases, ya que el informe técnico del arquitecto que proyectó el colegio, Javier Fernández Jalvo, así lo autorizaba. Los padres fueron informados de la vuelta al colegio de sus hijos con varios carteles instalados en diferentes lugares de la localidad, en los que se incluía una copia del informe técnico del arquitecto, que garantizaba la conclusión de las obras y el buen estado del centro.

Antonio López explicaba ayer que el incidente ha provocado solo la pérdida de un día clase, sin causar muchos trastornos en el desarrollo del curso. El director del Arcipreste de Hita comentaba que el aula en la que se produjo el desplome del techo es el de audición y lenguaje, que no se utiliza desde que la profesora titular se encuentra de baja, y no ha sido sustituida.

Un día cerrado

El centro registró el derrumbe de parte de cuatro bovedillas de la sala de apoyo del piso superior, que al caer sobre las placas de escayola del falso techo las tiró al suelo. Afortunadamente, se produjo en un día en que el colegio estaba vacío y el aula también. La tarde del lunes 23 se hizo un primer chequeo para evaluar el alcance del incidente, y se subrayó que no había riesgo para el alumnado. También se confirmó que en ningún caso afectaba a elementos estructurales del edificio, ni a otros elementos independientes como comedor, gimnasio y sala de usos múltiples. De hecho, la planta baja del edificio se pudo seguir utilizando.

Educación, Ayuntamiento de El Espinar y dirección del colegio Arcipreste de Hita decidieron entonces acometer con toda urgencia los trabajos que eliminaran el más mínimo riesgo de desprendimiento de materiales. El viernes tuvo lugar una reunión informativa con los padres de los escolares, anunciándoles que si el ritmo de ejecución de las obras de mejora lo permitía, ayer se restablecerían las clases, como así fue finalmente.