El Colectivo Azálvaro da un nuevo paso para afianzar sus esfuerzos y lanza su web

La página cuenta con varias secciones que reflejan las principales actuaciones de este grupo que trabaja en pro de las aves carroñeras.

0

El Colectivo Azálvaro, después de más de diez años trabajando por la protección y la conservación de las aves carroñeras y sus hábitats, presenta ahora su página web www.colectivoazalvaro.com para reafirmarse en su labor divulgativa y formativa sobre la conservación de los valores naturales, históricos y culturales de la comarca de Campo Azálvaro y de la Reserva de la Biosfera de El Espinar.

La web cuenta con varias secciones que reflejan las principales vías de actuación del Colectivo. Por un lado, la relacionada con una de sus principales actividades: proporcionar la manutención de una red equilibrada de puntos de alimentación para aves necrófagas (muladares o comederos), localizada en la provincia de Segovia. Así, a través de su sistema de gestión ambiental ARCAN (Autogestión para la Red de Comederos de Aves Necrófagas) el Colectivo cuenta con el equipo e instalaciones necesarias y autorizadas para proporcionar a las aves carroñeras el alimento que necesitan. En la web se puede conocer más sobre este interesante proyecto.

Por otro lado, el Colectivo Azálvaro propone una nueva fórmula, ecoturismo, que pretende conjugar turismo y conservación con el objetivo de cultivar un perfil de turista responsable y solidario con la conservación de la biodiversidad. Para ello ha creado OTEA® (Organización de Tours Especializados en Aves Rapaces) una entidad cuyo principal objetivo es fomentar un turismo sostenible de observación de la naturaleza y conocimiento de la avifauna existente en su comarca, adherido al Proyecto de Cooperación Regional “Turismo Rural de Interior, Naturaleza y Ornitología” (TRINO).

Otra actividad de reciente creación en el Colectivo es la elaboración de hides —o escondites fotográficos— para los amantes de la observación y fotografía de naturaleza. Se trata de unos escondites enclavados dentro de los recintos de los muladares que gestiona el Colectivo en los que se podrán realizar sesiones fotográficas tanto aficionados, como fotógrafos profesionales de naturaleza. Estos hides pueden constituir puntos estructurales para la elaboración de estudios o tesis, ampliando conocimientos prácticos a biólogos y estudiosos del mundo natural.