El Ayuntamiento pide reactivar la ampliación del centro de salud comarcal

La alcaldesa espera recibir información de la Junta sobre la situación del expediente

0

La corporación de Carbonero el Mayor, embarcada en la elaboración de una lista de prioridades para el municipio, ya tiene claro cuál será la primera durante la presente legislatura: la ampliación del centro de salud.

“Aunque tiene la calificación de centro de salud, lo cierto es que más bien se trata de un consultorio”, sostenía ayer la alcaldesa, María Ángeles García Herrero, que dice estar dispuesta a reactivar el proyecto, aun cuando es “consciente” de que las restricciones presupuestarias de todas las administraciones públicas podrían retrasar la ejecución de esa infraestructura.

La ampliación del centro de salud viene siendo demandada por los vecinos desde hace años. De hecho, el Ayuntamiento llegó incluso a ceder a la Junta de Castilla y León un terreno colindante al centro de salud, situado en la carretera que de Carbonero se dirige a Bernardos. La ampliación dio varios pasos. Así, salió a concurso la redacción del proyecto. Pero, posteriormente, encalló.

Y, aunque en los presupuestos de la Junta para 2011 figura una dotación para la obra, a fecha de ayer en el Ayuntamiento se desconocían los planes de la Consejería de Sanidad. “Esperamos mantener a la mayor brevedad posible una reunión con responsables de la Junta para saber en qué estado se encuentra el expediente”, explicaba ayer García Herrero, quien avanzaba que la postura municipal será la de intentar que la ampliación se realice “en el menor plazo”.

El proyecto de ampliación incluye un notable incremento del número de salas de consulta, la adecuación del centro para atender diversas especialidades médicas y una mejor dotación de ambulancias.

El lamentable estado de la casa consistorial

En el listado de prioridades que elabora la corporación, gobernada por el PP, aparece también la rehabilitación de la casa consistorial. Recientemente, en una visita de varios técnicos para conocer la situación del inmueble, la alcaldesa no se andó por las ramas. “Les dije que cualquier día salíamos en el periódico por una noticia triste”, señalaba ayer.

En efecto, el Ayuntamiento arrastra diversas deficiencias desde hace años. En el planta inferior se aprecian numerosas humedades. Y, en la planta superior, la más afectada, gran parte del techo está resquebrajado. En varias de las oficinas existentes se aprecian fisuras superiores a los dos centímetros. “La escayola está abierta, y así no se puede continuar”, denuncia la regidora. Para colmo, por algunas de las fisuras penetraban pájaros, lo que en más de una ocasión ha obligado a los trabajadores a poner papeles, a modo de barrera. Además, en los meses de mayor pluviosidad es habitual que los funcionarios deban recurrir al tradicional método de colocar cubos para recoger el agua que cae de las goteras.