‘El Ángel’ reta a la climatología

El desapacible tiempo no frena a miles de personas para acudir la bicentenaria feria

El pasado viernes se inauguró oficial y brillantemente la trigésimo tercera edición de la Feria de “El Ángel” de Fuentepelayo, a pesar de la adversa climatología y de la abundante nevada que acompañó los primeros compases de esta cita multisectorial.

En el pabellón de ‘La Panera’ se concentró la comitiva de autoridades locales y provinciales, junto a los representantes de las entidades públicas y privadas de la localidad, así como la práctica totalidad de asociaciones existentes en la villa. A través de una visita a todos los estands para saludar a los expositores, que precedió al acto institucional de la específica inauguración, el alcalde de la localidad, Daniel López, dio el pistoletazo de salida a esta edición ferial en la que se han depositado muchas expectativas y en la que se han implantado algunas innovaciones.

El frío reinante no fue obstáculo ni para los visitantes, ni en modo alguno para los propios feriantes. Todos exhibieron sus maquinarias de última gama, sus productos artesanales, su mobiliario, sus artículos tecnológicos; y todas las personas contemplaron y admiraron la inmensa y variada oferta de productos que se exhiben en tres pabellones cubiertos. ‘La Panera’ acoge una veintena de empresas de alimentación. ‘El Ferial’ da cobijo a treinta firmas relacionadas con la maquinaria industrial, agrícola y ganadera, más una amplia oferta de muebles. ‘El Multiusos’ acoge más de sesenta empresas relacionadas con el mundo de la decoración. Y por último, existe una carpa en la que exhiben sus productos una docena de casas relacionadas con la artesanía. También hay que referir, que a todos estos espacios cubiertos se le añade la ingente propuesta de maquinaria agrícola de última generación procedente de toda la geografía española que puede admirarse en los espacios abiertos y al aire libre ubicados en las principales vías de la localidad. Como complemento, se organiza un mercadillo multitudinario para regocijo del gran público y una amplia oferta de atracciones para los más pequeños.

La jornada del viernes se cerró con un increíble ambiente nocturno ocupado por la juventud que pudo repartirse por los locales de la villa en los que se ofrecían tres conciertos diferentes de música de muy variado estilo, que fueron muy bien recibidos por todos.

En la sesión matinal sabatina ya empezó a vislumbrarse una creciente afluencia de visitantes. La programación comenzó con la charla coloquio impartida por el ingeniero Vicente Bodas, quien disertó sobre “Los valores ambientales de la siembra directa”. Una ponencia coordinada por la Asociación Segoviana de Laboreo de Conservación que contó con el patrocinio de la Fundación Caja Cega y Cajaviva, que contó con los propios socios de esta agrupación de nuestra provincia y otras muchas personas amantes de estos tipos de cultivo. El auditorio de la Casa de la Cultura registró una buena entrada con un aforo muy concurrido.

Por la tarde y con la mejoría del tiempo, la exhibición ecuestre hizo las delicias de los miles de visitantes que acudieron hasta Fuentepelayo. La tradicional Feria del Caballo acogió a los mejores especialistas de Doma Clásica, Doma Vaquera y Garrocha. Como colofón, y siendo novedad en esta Feria, se contó con una demostración de equitación de trabajo con bueyes. Los graderíos instalados para que el público pueda seguir el desarrollo de estas modalidades ecuestres se quedan insuficientes para poder acoger a los innumerables amantes del mundo que rodea a los caballos.

La Feria de “El Ángel” de Fuentepelayo se ha convertido por derecho propio en una referencia en esta época del año a la que acude, no solo los entendidos en materias de agromecánica, sino que familias enteras encuentran respuestas de todo tipo para satisfacer su motivación.

Con las últimas horas del día los visitantes se afanan en encontrar sus vehículos, dispersos y aparcados por los lugares más insólitos dado la desbordante presencia de gente. Los establecimientos hosteleros de la comarca harán su agosto en marzo con cenas grupales, familiares y de empresa que les obligará poner en sus puertas el cartel de no poder atender a cuantos les apetecería.

Y de nuevo los jóvenes ocuparán terrazas, bares y chiringuitos de todo tipo al compás de la música hasta bien entrado el amanecer. Hoy será otro día, el que ponga el punto final a esta edición de la Feria.