El agua divierte en el Real Sitio

Más de 15.000 personas llenaron los jardines del palacio de La Granja para presenciar los tradicionales “juegos” de las fuentes ornamentales.

1

Yo seguiré viniendo a las fuentes cuando tenga hijos y se lo enseñaré a mis nietos, porque esto es algo que no se puede perder”. Calado hasta los huesos, un joven granjeño expresaba su emoción y su entusiasmo por participar un año más en los “juegos de agua” de las fuentes ornamentales del palacio de La Granja, que ayer ofrecieron sus espectaculares figuras a más de 15.000 personas.

A partir de las cinco y media, y de manera escalonada para facilitar a los espectadores la realización de un recorrido por todas las fuentes, el agua corrió en las fuentes de El Canastillo, La Carrera de Caballos, La Cascada Nueva, Los Vientos, Las Ocho Calles, Las Ranas, Los Baños de Diana y La Fama, una de las más espectaculares, ya que su surtidor central permite que el agua alcance los 40 metros de altura.

El día de San Luis es, junto al 30 de mayo, San Fernando, y el 25 de julio, fiesta de Santiago Apóstol, una de las tres ocasiones para ver en funcionamiento la mayor parte de las fuentes, aunque durante el resto del año se ponen en marcha, de manera puntual, algunos de los conjuntos, siempre que haya suficientes reservas de agua.

El carácter festivo de la jornada hizo que, de forma excepcional, se permitiera a los jóvenes que integran las peñas de la localidad el baño en las fuentes, sin que se registrara ningún incidente ni los conjuntos monumentales sufrieran desperfectos

Las cámaras de fotografía y video y los teléfonos móviles echaban humo para plasmar los momentos de esta jornada festiva, que también atrajo la atención de varios medios de comunicación nacionales con unidades móviles para grabar reportajes.

El palacio y los jardines del Real Sitio de San Ildefonso se construyeron por iniciativa de Felipe V en el año 1721, bajo la dirección del arquitecto Teodoro Ardemans en el mismo lugar elegido por el rey Enrique IV para construir una ermita dedicada al Arzobispo San Ildefonso en 1450.

Los Jardines se construyeron con un estilo, diseño y construcción muy similar al de los palacios franceses de Versalles y de Marly, aunque destacan por la belleza de sus fuentes monumentales, para las que el escultor Renato Fermín se inspiró en los relatos mitológicos de la historia de Grecia y Roma.