Aficionados al sector de la miel se concentrarán este sábado en el pueblo segoviano de Tejares. / el adelantado
Publicidad

El próximo sábado la localidad de Tejares acoge el décimo Mercado de la Miel, un evento que pretende reivindicar un modo de vida rural. Organizado por la Asociación Amigos de Tejares, llenará de actividad este pequeño pueblo del norte de la provincia de Segovia.

El mercado es un punto de encuentro entre artesanos y vecinos de la zona, una forma de apoyar el medio rural, con productos sostenibles y sanos, y de recuperar profesiones ya casi extinguidas por la industrialización. Como todos los veranos desde los años setenta, se concentrará en Tejares multitud de personas que llegan a proveerse de la miel que los apicultores venden a vecinos, familiares y vecinos de los pueblos de alrededor. Esos apicultores ponen todos los años sus colmenas en el pueblo durante las primaveras y veranos. En esta tradición se apoya la Asociación Amigos de Tejares que organizó hace ya diez años el primer Mercado de la Miel, con expositores de gastronomía y artesanía de la zona.

Alrededor de 30 puestos ofrecerán sus productos, en un mercado que gira en torno a la miel, la venta de productos artesanales, de alimentación y ecológicos. También tendrá lugar un amplio abanico de actividades, como animación para niños, concurso de espantapájaros y actuaciones musicales. Este año también se contará con el Museo de Apicultura Itinerante, que ofrecerá una visita guiada, desvelando amplios conocimientos sobre el fascinante mundo de las abejas y su importancia para la continuidad del planeta, a cargo de Santos Mazagatos.

La apertura del mercado será a las diez de la mañana y la inauguración oficial, con representantes provinciales y locales, será a las doce y media. El sorteo de las cestas del mercado, la entrega de premios a los mejores espantapájaros y la música serán el colofón de este jornada.

La asociación vecinal es la encargada de todas las actividades y de todo el trabajo previo de organización, montaje, decoración, etc. Cada año, cargados de ilusión, mantienen bulliciosa y viva esta pequeña población en sus periodos vacacionales, acompañados de familiares y amigos.