Entre los asistentes a las jornadas, la corporación municipal casi al completo.
Publicidad

Desde que la Comisión por un Teatro-Auditorio en Cuéllar comenzara a trabajar el pasado mes de octubre con la unión de todos los colectivos culturales de la localidad, la mirada estuvo fija en materializar unas jornadas de este tipo. Al confeccionarlas y como explicó la concejal Maite Sánchez, el contenido y los ponentes dejaban claro que estas jornadas serían un punto de inflexión en la lucha por un espacio cultural adecuado para Cuéllar, y el miércoles se pudo comprobar con las primeras intervenciones.

El patio de butacas central se llenó para recibir a aquellos que pueden arrojar luz en un tema que además de controvertido, tiene la lucha de hacerse ver como algo factible. No obstante, ya en la inauguración de estas jornadas se empezó a iluminar este camino gracias a las palabras del viceconsejero de Cultura de Castilla y León, Raúl Fernández. Palentino y con una trayectoria amplísima a sus espaldas como gestor y promotor cultural, mostró en todo momento su predisposición a que el teatro en Cuéllar sea una realidad. Fernández aseguró que su función era ayer la de “escuchar” tanto la petición de una vecindad como las intervenciones de los expertos en la materia, invitados a la primera de las dos jornadas programadas.  Defendió que su gobierno “está aterrizando aún” y que hay que ser conscientes del panorama presupuestario de la Cultura, lo que primero solo deja maniobra a la escucha. El viceconsejero explicó que, ante la construcción de un espacio nuevo o la recuperación de algún edificio patrimonial adaptado, hay que adecuarse a las políticas culturales y de patrimonio sobre las que se marcan los criterios de actuación: “estamos volcados en atender los 59 centros de la consejería, museos, archivos, bibliotecas, que requieren un impulso”; “en segundo lugar, estamos recalcando la sostenibilidad de los proyectos y los planes de viabilidad, una adecuada gestión”, comentó el viceconsejero. Se refirió a los edificios que en su momento se construyeron sin atender a los criterios de sostenibilidad y ahora tienen muchas dificultades para estar abiertos al público. Igualmente, desde su equipo están trabajando en coordinación con el resto de áreas: “Turismo, Deporte y Patrimonio tienen que trabajar de la mano”. Habló de un patrimonio “descomunal, fuera de lo común”,  y un objetivo más, “la conservación de ese patrimonio a medio plazo, por lo que todo lo que colabore a los cambios de uso y la reutilización sostenible del patrimonio, está bien visto por este equipo”. Fernández reconoció que aún no ha estudiado espacios de Cuéllar con el equipo de Gobierno. Hace unos meses visitó el Archivo de los Duques de Alburquerque y es consciente de varias posibilidades, pero aún no ha visto los espacios con detalle, como explicó.

En su intervención ante el público también habló de “utilizar mejor el dinero, el presupuesto existente” como otro de los objetivos marcados a la par que el de hacer que la Cultura llegue a todos los rincones de la comunidad, “algo con su complejidad debido a una población tan dispersa”. “La cultura es nuestro petróleo”, comentó respecto a la actividad que genera y que se debe construir en torno a ella.

SOSTENIBILIDAD

El concepto más repetido tanto por el viceconsejero como por el resto de los ponentes fue el de sostenibilidad, referido al mantenimiento de las estructuras. En mente de la ciudadanía están varios espacios cercanos que por su tamaño cubren necesidades culturales pero por el coste de mantenimiento, se hace inviable su utilización. Es por eso que Fernández habló de este como el criterio principal a la hora de proyectar una infraestructura: planificación de usos, costes, contenido y solvencia a medio plazo han de ser las ideas fijadas en lo que se idee para Cuéllar. De la villa habló como una localidad “modélica”, consciente también de la fuerza y actividad que generan todos los colectivos culturales existentes, los mismos que la concejal de Cultura, Maite Sánchez, se encargó de repasar al inicio de la jornada. Asociaciones de vecinos, grupos de teatro, aficionados a la poesía, Escuela de Música, Banda Municipal, Coral Cuellarana y un sinfín de agrupaciones que dotan de vida cultural a la villa no pasaron desapercibidos en esta primera sesión. La mayoría de ellos se encontraban en las butacas de la sala que, de momento, hace su función respecto a la cultura cuellarana, pero se queda corta en todas sus dimensiones para lo que el municipio necesita.

Fernández reiteró también, al hilo de las siguientes ponencias, que las empresas culturales son, como tal, empresas, y es necesario que los gobiernos autonómicos las respalden y articulen medios para protegerlas y favorecerlas.  Se adentró así en otra de las metas de estas jornadas, que quedaría muy clara en las siguientes ponencias: la cultura genera actividad económica y fija población.

Un público expectante y ávido de conocer más sobre la viabilidad de un teatro-auditorio para Cuéllar permaneció en la sala cultural hasta casi las 23.00 horas.